Consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) trabajan en la construcción de un acuerdo para emitir una resolución, mediante la cual se impida la sobrerrepresentación de partidos políticos y coaliciones en el Congreso.

El objetivo es que la próxima semana se someta al pleno de ese organismo una solución a ese problema que ha ido creciendo en las últimas legislaturas debido a que partidos que participan en los procesos electorales en coalición no respetan lo establecido en el artículo 54, fracción V de la Constitución, donde se establece que un partido no podrá contar con un número de diputados que exceda en ocho puntos a su porcentaje de votación.

Lo que ha ocurrido en los últimos años, al momento de repartirse las diputaciones plurinominales (que son 200) es que las coaliciones se han convertido en la vía para que se vulnere el límite de la sobre representación y se distorsione la voluntad ciudadana en la Cámara de Diputados.

Concretamente en las elecciones legislativas de 2018, los partidos que integraron la coalición Juntos Haremos Historia, Morena, PT y PES, reunieron, en conjunto 55.9% de los votos. Si a esa cantidad se le suman 8 que es el límite de sobrerrepresentación, su máximo de diputaciones debió ser el equivalente a 53.9 por ciento.

Sin embargo, luego del reparto de las curules plurinominales esos tres partidos, en conjunto, obtuvieron el equivalente a 61.6% de las diputaciones. Dicho de otra forma, de haberse observado el límite que establece la Constitución, debieron tener 39 diputados menos.

En esa elección Morena ganó 106 diputados electos vía directa por voto en las urnas y se le adjudicaron 85 plurinominales, para un total de 191; el PT ganó 58 diputaciones en las urnas y tres plurinominales, mientras que el PES ganó 56 votos de distrito y no le dieron plurinominales, porque no alcanzó el equivalente a 3% de la votación, que es un requisito para entrar a esa repartición.

Situaciones similares ocurrieron en años de elecciones legislativas anteriores. En 2015, la coalición integrada por el PRI y el PVEM obtuvo 40.3% de los votos y en lugar de tener 48.3% de diputados quedó con 50%. Algo similar ocurrió en 2012 con los mismos partidos, cuando obtuvieron un diputado más de los que debieron tener.

Debido a esos antecedentes, el INE está obligado a dar certeza y fijar las reglas para que eso no ocurra una vez celebradas las elecciones de 2021. Por eso, antes de que se establezcan las posibles coaliciones y de que haya resultados electorales evite el problema. 

Existe la base jurídica para que esa institución actúe en la materia. En 2015 la sala superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), determinó en la jurisprudencia 29/2015 que la autoridad administrativa electoral debe velar porque se respeten los parámetros constitucionales para evitar la sobre y subrepresentación.

Proponen verificar partidos y coaliciones

La solución que se propondrá el próximo lunes es que exista una verificación de los partidos y coaliciones.

De aprobarse esa propuesta, el INE verificará que el límite de sobre representación del 8% no sea traspasado por ningún partido político nacional. A los que actualicen este supuesto, se les asignará el número máximo de curules permitido por la ley y no continuarían en las siguientes fases del procedimiento de asignación de diputados de representación proporcional.

Asimismo, se verificará que las coaliciones (parciales, totales o flexibles) no registren una diferencia mayor a 8% entre la suma de la votación de los partidos que la integren y la suma de curules asignados por ambos principios.

Al partido que registre una sobre representación más alta en lo individual, se le reducirán las diputaciones hasta acercarlo al porcentaje de su votación válida emitida. Si todavía quedaran diputaciones que reducir, se considerará al segundo partido integrante de esa coalición con mayor sobre representación, y así sucesivamente.

diego.badillo@eleconomista.mx

kg