Los industriales de la transformación del país pugnarán incluir el IVA generalizado en el pacto de estabilidad fiscal, ya que apenas se aplicó 8% del Impuesto Especial a Productos y Servicios (IEPS) a alimentos de alta densidad calórica y el comercio informal ya acaparó mercado de la industria botanera y dulces en México, al aprovechar el diferencial en las ventas al consumidor.

Así lo estableció Rodrigo Alpízar Vallejo, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), quien agregó que, independientemente de que la reforma fiscal haya o no gustado al sector por la carga tributaria a los mismos contribuyentes, los aumentos en los productos alimenticios, energéticos y demás tendrán impacto desfavorable en la economía mexicana que se registrará desde el primer trimestre.

Yo no conozco el alcance del pacto fiscal, por eso me declaro neófito. Aún no recibimos invitación de Hacienda para discutir cuáles son los alcances del pacto, pero con mucho gusto lo discutimos una vez medidas las consecuencias , dijo en entrevista posterior a su reunión mensual con industriales.

Con la aplicación de la reforma fiscal 2014, dijo, indudablemente se tendrá un impacto negativo para el consumidor, ya que cuestan más los productos, y obliga a la industria a bajar su producción.

Las personas que acostumbran comer botanas buscarán productos más baratos, principalmente en el mercado informal, donde las condiciones de elaboración no están reguladas por ninguna dependencia , refirió la Canacintra.

lgonzalez@eleconomista.com.mx