Heineken México suma otro producto a la todavía poco desarrollada categoría de bebidas “hard seltzer” en el país. La cervecera presentó Amstel Ultra Seltzer, producto elaborado a base de agua mineral saborizada y alcohol, y con el que pretenden conquistar al mercado “wellness”.

En conferencia de prensa virtual, Antonio Matienzo, director de marcas de Heineken México, señaló que “con este lanzamiento nos consolidamos como una empresa multicategorías, y afianzamos nuestro liderazgo en este segmento de bebidas, capitalizando el potencial de crecimiento que presenta el sector wellnes”.

Cabe recordar que en septiembre pasado, la empresa lanzó al mercado un producto similar: Pura Piraña, pero en el caso de Amstel Ultra Seltzer, ésta cuenta con el “endorsement” de la marca cervecera del mismo nombre. La producción de ambas bebidas se realiza en la planta de Heineken en Guadalajara.

Matienzo explicó que entre los atractivos del producto para el consumidor “wellnes” destaca que no contiene azúcar ni carbohidratos y su presentación de 355 ml cuenta solo con 80 calorías. “El método que seguimos para obtener el alcohol es el mismo proceso natural de fermentación que se utiliza para nuestra cerveza, en el que la levadura consume por completo el azúcar llegando a los 4% de alcohol”.

El producto se distribuye en autoservicios, tiendas de conveniencia, tiendas de barrio y sitios de e-commerce como Amazon y Mercado Libre.

El “hard seltzer” es una categoría que mezcla agua carbonatada con un volumen bajo de alcohol, y sabores refrescantes. Resultan ser una opción de bajas calorías, libre de gluten y sin preservantes artificiales. Nació en el mercado estadounidense en 2013.

En México, además de Heineken, otra empresa que ha apostado a este tipo de producto es Coca-Cola. En 2020, la compañía anunció el lanzamiento de Topo Chico Hard Seltzer en los mercados de México, Brasil y Costa Rica con tres sabores naturales, y libres de glúten: Tangy Lemon Lime, Strawberry Guava y Pineapple Twist.

karina.hernandez@eleconomista.mx

rrg