El hallazgo reciente de Petróleos Mexicanos (Pemex) de los cinco yacimientos del descubrimiento Mulach, en Tabasco, podrá representar hasta la quinta parte de la extracción del crudo más valioso del país y reducirá las importaciones de gasolinas siempre y cuando exista infraestructura necesaria para su transporte y tratamiento, según el analista Ramsés Pech y los indicadores de la empresa.

La producción de aceite superligero de Pemex ha caído 61% desde el primer mes de la presente administración hasta agosto, el último que reporta la estatal y en el cual cayó drásticamente la producción de este tipo de crudo por una invasión de agua en el campo Xanab, también de Tabasco. De acuerdo con el director general de la empresa, Carlos Treviño Medina, el campo Mulach podrá aportar hasta 30,000 barriles diarios de aceite de 38 grados del Instituto Americano del Petróleo (API, por su sigla en inglés) a partir del 2022, lo que beneficiará los planes de la nueva administración en materia de refinación.

La producción de este tipo de crudo, el más valioso que extrae Pemex con más de 38 grados API, cayó de 336,000 a 130,000 barriles diarios en seis años. Pasó también de aportar 13 a sólo 7% de la extracción total de Pemex. De ahí que la estatal haya anunciado planes de incorporar un volumen superior a los 100,000 barriles por día durante octubre mediante importaciones de Estados Unidos, con el fin de sostener el volumen de refinación principalmente de la refinería más grande del país, que es Salina Cruz en Oaxaca, en una licitación que condujo PMI y quedó desierta, por lo que se repetirá en los próximos días.

De concretarse los planes de la empresa, Mulach estará aportando más de 20% de la producción actual de crudo superligero, explicó a El Economista el analista del sector energético Ramsés Pech. Sin embargo, la entrada en producción comercial de estos campos dependerá de que exista la conectividad para los ductos de crudo y gas.

“Es decir, tener la infraestructura para llevar el crudo a Dos Bocas y el gas a Atasta”, dijo Pech.

Además, el crudo ligero podrá utilizarse además a la nueva refinería que quedará cercana a la zona de los hallazgos, si su construcción concluye antes del 2022, como se ha previsto. Además, podrá repartirse en las refinerías existentes, reduciendo las importaciones de gasolinas y beneficiando tanto las metas de refinación como de producción de crudo de la nueva administración, aseguró el analista.

Manik

El otro hallazgo de la empresa, ubicado en la Sonda de Campeche, fue el del pozo Manik 1, del cual se tiene prevista una producción cercana a los 15,000 barriles diarios de petróleo de 20 grados API, considerado aceite pesado que si bien ha tenido una caída menor a la del crudo ligero y superligero, ha mostrado una declinación de 24% desde el primer mes del presente sexenio hasta agosto del 2018.

La producción actual de aceite pesado —menor o igual a 27 grados API— de Pemex es de 1.056 millones de barriles diarios, que constituye 58% de la extracción total de la empresa. El resto del crudo que produce la estatal es clasificado como aceite ligero, con entre 27 y 38 grados API.

[email protected]