China se comprometió con Estados Unidos a elevar sus compras de productos agropecuarios estadounidenses, pero no ha aclarado cuáles, lo cual mantiene en incertidumbre a los agricultores americanos, de acuerdo con un exfuncionario del Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

“El silencio sobre los compromisos de China producto por producto puede resultar confuso para los agricultores al momento de decidir qué cultivar”, dijo Joseph Glauber al Financial Times (FT).

No obstante, la promesa china de llevar sus compras anuales de productos agroalimentarios estadounidenses hasta 40,000 millones de dólares “provee alivio después de más de un año de incertidumbre de mercado, dijo también al FT, Jim Sutter, director ejecutivo del Consejo Estadounidense de Exportación de Soya.

Estados Unidos podría aumentar hasta 447% sus exportaciones agrícolas a China, si ambas naciones llevan a la práctica el acuerdo anunciado este viernes por ambos países.

El aumento de 447% considera como base comparativa la última previsión de las exportaciones estadounidenses de productos agrícolas al mercado chino para el 2019, por 7,300 millones de dólares, según las últimas estimaciones del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, calculadas en agosto pasado.

Frente al récord de ventas de productos agrícolas estadounidenses al mercado chino, de 25,695 millones de dólares en el 2014, el monto comprometido significaría un crecimiento de 55%, en el mejor de los escenarios.

En agosto, el Departamento de Agricultura había estimado que las exportaciones de productos agrícolas de Estados Unidos a China sumarían 7,500 millones de dólares en el año fiscal del 2020 (finalizado el 30 de septiembre de ese año), 200 millones más que el pronóstico revisado para el año fiscal 2019.

El gobierno estadounidense espera que la demanda china de soya continúe restringida por las tensiones comerciales y la prevalencia de la peste porcina africana. Sin embargo, se espera que este último aumente la demanda de importación de carne de cerdo de China.

El acuerdo de la Fase 1 con China incluye aspectos estructurales relacionados con la agricultura, la propiedad intelectual y la transferencia de tecnología.

La disputa comercial entre Estados Unidos y China comenzó en marzo del 2018, cuando el presidente Trump anunció aranceles de 25% en las importaciones de acero y 10% en las de aluminio (con cierta flexibilidad en la aplicación de aranceles por país), usando los poderes presidenciales otorgados bajo la Sección 232 de la Ley de Expansión Comercial de 1962.

[email protected]