El gobierno federal anunció la semana pasada un conjunto de medidas en apoyo al sector textil y del vestido, lo que reitera el compromiso de impulsar el desarrollo de sectores clave para la economía, destacó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Refiere que para fortalecer a la industria nacional se anunciaron medidas que buscan fortalecer la productividad y la competitividad de dichos sectores, mediante un conjunto integral de acciones para su impulso.

De esta manera se avanza en la implementación de una nueva política industrial en favor de la economía nacional, de la formalidad y la creación de empleos, señala la dependencia federal en el Informe Semanal de su Vocería.

Así, trabajando de la mano con la industria nacional, se seguirán estableciendo acciones para fortalecer el Estado de derecho y darle dinamismo al sector productivo, promoviendo la creación de empleos formales y beneficiando a las familias mexicanas .

La Secretaría de Hacienda expuso que el sector textil y del vestido es una parte importante en la economía del país.

Es la sexta actividad manufacturera con mayor aportación económica (3.8 por ciento del PIB manufacturero en 2012), la tercera en términos de generación de empleos y es una industria clave para la economía de por lo menos 12 entidades federativas del país.

Con la apertura al comercio exterior, particularmente tras la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el sector se vio beneficiado por tener una mayor participación en los mercados internacionales.

Sin embargo, desde 2000 esta industria enfrentó una creciente competencia de países como China y Vietnam que le quitó nichos de mercado internacionales.

Al mismo tiempo, la industria nacional perdió mercado en el país ante el uso de prácticas de competencia desleal e ilegal como la subvaluación, la subfacturación, la triangulación y la clasificación arancelaria dolosa.

Esto ocasionó una baja de producción, ventas y empleo, aunado a una continua pérdida de productividad del sector, que entre 1990 y 2012 se contrajo 19 por ciento, y actualmente, su productividad laboral es alrededor de un tercio la del total del sector manufacturero mexicano.

Ante esta situación, desde el inicio de la administración, el gobierno de la República ha venido trabajando, en conjunto con representantes de la industria, en el diseño de medidas para combatir las prácticas ilegales y promover la productividad en el sector textil y el vestido.

Menciona que éstas se agrupan en tres vertientes: medidas de política industrial para apoyar la innovación, calidad y competitividad de las empresas nacionales; medidas aduaneras para prevenir las prácticas de competencia desleal, y medidas financieras para apoyar el desarrollo de la industria.

Indica que como parte de la política industrial, el gobierno federal destinará más de 540 millones de pesos para elevar la productividad y la competitividad de las industrias textil y del vestido, esfuerzo de gasto público que también detonará importantes inversiones del sector privado.

Apunta que la política industrial para el sector se desarrollará a través de cuatro frentes: desarrollar capacidades empresariales; promover la implementación de procesos de diseño e innovación; impulsar el consumo en el mercado interno, y profundizar la internacionalización del sector.

En tanto, como parte de las medidas en materia aduanera, se establece el Padrón Sectorial de Importadores de Textil y del Vestido; se instituye la obligación de realizar avisos anticipados por importaciones, y Se establece un programa de fiscalización continua a importadores de operaciones subvaluadas.

Además, se inicia un programa de desdoblamiento de fracciones arancelarias; se suspende la disminución arancelaria a 80 fracciones de productos confeccionados sensibles, y se establecen precios estimados de garantía en la importación de materia prima y piezas confeccionadas.

Apoyos en materia de financiamiento, para impulsar la productividad y la competitividad de las industrias textil y del vestido se anunciaron también diversos apoyos a través de la banca de desarrollo.

Estos incluyen un programa de apoyo de Nacional Financiera a las industrias textil, vestido y moda con una derrama crediticia de 450 millones de pesos; financiamiento para la internacionalización de las empresas del sector, y apoyo para la compra de algodón.

hbr