Cuando el ministro de Hacienda en Colombia, Mauricio Cárdenas, presentó el último Marco Fiscal de Mediano Plazo del gobierno de Juan Manuel Santos, una de las noticias que entregó fue que con la proyección del petróleo Brent en 67 dólares por barril, se esperaba que la renta petrolera del 2019 se multiplicara frente a la del 2018. Luego de la reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), el barril Brent llegó a 75 dólares.

A principio de año, el mismo Cárdenas había dicho que cada dólar que sube el petróleo son 350,000 millones de pesos adicionales (119 millones de dólares) para las cuentas nacionales, y aunque sólo es cuestión de un día, si el precio del crudo se mantuviera en esos niveles de 75 dólares por barril para el resto del año, el 2019 tendría unos ingresos adicionales a los proyectados de más de 2.5 billones de pesos (850 millones de dólares). Por eso, el primer año de gobierno de Iván Duque tiene pinta de una mini bonanza petrolera.

Julián Pertuz, experto en petróleo, espera que los precios del crudo sigan aumentando debido a la decisión de la OPEP, que decidieron que aumentarán la oferta de crudo en 1 millón de barriles diarios desde julio, por lo que el incremento real es de 600,000 barriles adicionales.

“Una mayor demanda de crudo elevará la producción de Ecopetrol y de las empresas que tienen operaciones en el país. Estas mayores ventas incrementarán la entrada de capital privado y público”, explicó el experto, a lo que añadió que estos recursos podrán reinvertirse en exploración y explotación, aumentando la producción nacional y el empleo.

Julio César Vera, presidente de la Asociación Colombiana de Ingenieros de Petróleo, considera que el aumento de la oferta de crudo por parte de la OPEP, en el corto plazo incrementará el precio del Brent por encima de los 70 dólares, y probablemente el precio del WTI también.

“La caída de la producción en Venezuela y en algunos países del Medio Oriente, así como las sanciones de EU a Irán han llevado a una menor oferta, que beneficiará los precios. Sin embargo, que el efecto se mantenga en el mediano y largo plazo dependerá del fracking en Estados Unidos, de si ese país aumenta su producción”, señaló Vera.

El fracking en el país norteamericano es determinante en su producción, ya que su crudo es más pesado y requiere de esta tecnología. La recuperación de los precios del crudo desde el año pasado ha permitido que este país haga mayores inversiones en la extracción. Si Estados Unidos aumenta la cantidad de barriles, presionará los precios a la baja.

Diego Franco, presidente de Franco Group, en cambio, considera que el aumento de precios del crudo tras la decisión de la OPEP es momentáneo. “En días anteriores, el mercado descontó que la OPEP iba a aumentar la oferta a 1.5 millones de barriles diarios, pero la organización la incrementó a 1 millón, así que el aumento de precios posterior a la decisión se debe a que el mercado está corrigiendo lo que descontó”, explicó el analista, quien agregó que descarta que el precio del crudo alcance niveles superiores a los 80 dólares.

Diversificar sus exportaciones

Según la Asociación Nacional de Instituciones Financieras, a nivel global, considera que el país debe intentar mantener la sostenibilidad del sector minero energético y acelerar la diversificación de la capacidad exportadora.

Prevén alzas hasta el 2019

Colombia mantendría en 4.25% tasa de interés en junio: analistas

El Banco central de Colombia mantendría sin cambios su tasa de interés en junio en el actual 4.25%, una decisión que se prolongaría durante lo que resta del año debido a las expectativas de que la inflación reporte presiones alcistas, reveló el viernes un sondeo de Reuters.

En la muestra, los 18 analistas consultados coincidieron en la estabilidad del costo del dinero en la reunión del directorio del banco, prevista para el viernes de la próxima semana.

Para los agentes, el banco se tomaría lo que queda del año para analizar las presiones inflacionarias derivadas del incremento de los precios del petróleo sobre el costo de los combustibles, así como de una esperada recuperación de la economía.

“El próximo mes, anticipamos presiones inflacionarias provenientes del grupo de regulados, asociadas al reciente aumento en el precio de la gasolina y de los alimentos perecederos”, dijo el analista Andrés Naveros del Grupo Bancoldex.

El codirector del banco central, Adolfo Meisel, afirmó a Reuters esta semana que el impacto del repunte de los precios del crudo sobre la inflación será uno de los principales factores para futuros movimientos de la tasa de interés. La mayoría de los analistas proyectó que, en el transcurso del 2019, el banco emisor iniciaría el ciclo alcista de la tasa referencial, tras haberla recortado en 350 puntos base entre diciembre del 2016 y abril pasado hasta llevarla a su nivel más bajo en casi cuatro años para estimular la economía.

En tanto, las expectativas de inflación para cierre de este y el próximo año se situaron en 3.3% en el sondeo, casi estables frente a la consulta del mes pasado. Sólo en junio, los precios subirían 0.16%, con lo que el indicador anual se situaría en 3.20 por ciento. (Reuters)