De acuerdo con el Primer Informe de Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, en los próximos dos años se reactivará la industria de fertilizantes en el país, para lo que se consideran precios y volúmenes base del gas natural para estas actividades, además de la reactivación de plantas que dejaron de operar hace 20 años.

El 1 de agosto, el presidente de México aprobó la estrategia para reactivar la industria de fertilizantes de México. Las bases operativas consideran garantizar el suministro de materia prima de 184 millones de pies cúbicos diarios de gas por año, esto es casi 4% de la producción nacional de gas destinada únicamente para convertirse en precursor de estos productos.

Además, aseguran garantizar el suministro de gas por parte de CFE a un precio de 4.93 dólares por millón de BTU para el 2019 y 4.77 dólares por millón de BTU para el 2020, esto es 87 y 81% por encima del precio de venta de primera mano que otorga Pemex en el promedio de 10 puntos de entrega que tiene en el país. Para ello, pretende integrar el proceso de amoniaco y urea mediante la operación de tres plantas de amoniaco y dos de urea a la única planta que actualmente produce el primero de estos precursores, el amoniaco, ubicada en Cosoleacaque, Veracruz.

Al cierre del año pasado, la producción de amoniaco de Pemex fue de 151,121 toneladas, con una reducción de más de 83% en 10 años. Pemex produce amoniaco únicamente en la planta de Cosoleacaque, Veracruz, luego de que en enero de 1999 sacó de operaciones su planta ubicada en Chihuahua.

Sin embargo, según los indicadores de la empresa, incluso en la única planta de producción del amoniaco precursor de la urea para fertilizantes no se ha reportado elaboración de este producto desde septiembre del año pasado.

Gracias a las reducciones en la producción de amoniaco de Pemex, la elaboración de este producto a nivel nacional, al incluir a todos los productores del país, ha bajado 49% en 10 años, con lo que llegó a 451,559 toneladas en el 2018 Con ello, la importación de este producto creció 89% en el mismo lapso y superó a la producción, al ubicarse en 547,475 toneladas al cierre del año pasado.

A pesar de las necesidades agroalimentarias del país, su disponibilidad a nivel nacional se ha reducido 10% en una década, ubicándose en 997,597 toneladas en el 2018, según la Asociación Nacional de la Industria Química (ANIQ).

El valor de las importaciones de este producto cerró el año pasado en 216.9 millones de dólares y ha aumentado 61% en la última década. En lo que respecta a la urea, las importaciones por parte de los productores agrícolas del país el año pasado sumaron 1,717 millones de dólares, con lo que han aumentado 42% en la última década, según los reportes de la ANIQ.

La propuesta

Según la estrategia del gobierno, la nueva capacidad de producción de estos productos en el país operará conforme a prácticas de la industria, es decir, pondrá en marcha 74% de la capacidad de proceso de urea y 78% en amoniaco.

Según el informe presidencial, la rehabilitación iniciará con las plantas del complejo Cosoleacaque: planta VI a partir del cuarto trimestre del 2019, planta VII a partir del tercer trimestre del 2020 y amoniaco, planta V a partir del primer trimestre del 2021. Para Urea planta I, a partir del cuarto trimestre del 2019 y Urea planta II, a partir del tercer trimestre del 2020.

[email protected]