México arrancó el 2019 con el pie en el acelerador y gracias a la demanda del exterior aumentó su producción de vehículos ligeros en 9.85% durante enero pasado, al ensamblar 333,677 unidades, cifra que representa la más alta en toda su historia, reportó el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

De acuerdo con el Registro Administrativo de la Industria Automotriz de Vehículos Ligeros a enero del 2019, realizado por el Inegi, el comportamiento de las exportaciones fue positivo, con envíos externos por 242,299 unidades, lo que representa incremento de 4.9%, comparado con el primer mes del 2018. Aun cuando la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) anticipaba una baja en la producción y exportación de vehículos por el desabasto de gasolina y los bloqueos de la CNTE en Michoacán que impiden el ingreso y salida tanto de autopartes como de unidades, la industria automotriz salió bien librada por la recuperación que tuvieron Grupo Volkswagen y General Motors durante enero pasado, quienes en diciembre del 2018 limitaron su ensamble.

Durante el primer mes del 2019, Volkswagen fue la empresa que registró el mayor aumento en las unidades producidas, con 116.4%, al ensamblar 37,460 vehículos contra los 17,308 autos de enero del año previo. La aportación de 20,152 unidades adiciones permitió que el comparativo anual del ensamble de la industria fuera positiva, luego de que marcas como Mazda, Nissan, FCA y KIA presentaran un menor ensamble ante los bloqueos de la CNTE en las vías de ferrocarril y el desabasto de gasolina en el Bajío del país, principalmente.

La armadora alemana mencionó en un comunicado que “frente a entorno desafiante para la industria, en donde la empresa instalada en el municipio de Cuautlancingo ha emprendido un programa de ajustes a sus capacidades de producción, este buen arranque de año da la oportunidad para registrar un optimismo mesurado”.

Debido a que su modelo Tiguan es considerado como el más vendido en Estados Unidos, VW México elevó su producción de SUV, al asignarle más de la mitad del ensamble, con 19,515 unidades.

Toyota fue la segunda empresa que más aumento de fabricación tuvo en 41.7%, de producir 12,140 unidades en enero del 2018 al pasar a 17,201 autos en este año. Y fue su pick up Tacoma, en donde se observó el repunte.

General Motors ocupó el tercer lugar en el aumento de vehículos manufacturados, con 31.7%, repunte que la colocó como la mayor productora de autos en México con 70,306 unidades, cuando hace un año Nissan ocupaba ese sitio. Equinox es su modelo con mayor ensamble, al representar casi 30% del total de su producción.

Audi y Ford Motors retomaron el camino del crecimiento, pues en el primer caso aumentó 26.3% y 5.2%, respectivamente. Y Honda también repuntó, luego de haber enfrentado el cierre de planta en el Bajío, al elevar 2.5% su ensamble.

En contraste, la caída en la producción más notoria fue la de Mazda, con 63.4%, pues en enero del 2018 habría ensamblado 14,553 unidades contra las 5,332 unidades del primer mes del 2019.

Nissan fue la marca con la segunda caída de vehículos producidos, con 9.9%, tendencia que mantiene desde hace un año.

Otras marcas que redujeron su producción son Chrysler, que cayó 3.3%, y la coreana KIA, que por primera ocasión desde que opera en México presentó una caída de 0.4%, al dejar de producir el modelo Forte Hatchback y que ahora es importado de Corea.

Exportaciones en ascenso

VW también fue la marca que más envíos al exterior tuvo durante enero, al crecer 128%, con 30,654 vehículos, principalmente del modelo Tiguan. Sin embargo, General Motors logró enviar 60,517 unidades al mundo, monto que representa 25% de la participación total de las exportaciones que realiza México.

Las cuatro marcas que enfrentaron pérdida de producción, también se vieron afectadas en sus exportaciones, así que Mazda, Nissan, KIA y FCA presentaron descalabros de doble dígito, puesto que se les vincula como empresas de la industria automotriz que sufren por los bloqueos ferroviarios de maestros en Michoacán.

[email protected]