A casi un año de la entrada en vigor del T-MEC y en línea con la tendencia hacia una auto movilidad más sustentable, la automotriz estadounidense General Motors anunció que invierte 1,000 millones de dólares en la preparación de su planta de Ramos Arizpe, Coahuila, para la producción de vehículos eléctricos.

“Se están invirtiendo más de 1,000 millones de dólares en el Complejo de manufactura de Ramos Arizpe para inaugurar una nueva Planta de Pintura con tecnología innovadora, que iniciará operaciones en junio de 2021”, informó la empresa estadounidense.

Se trata de una de las mayores inversiones automotrices anunciadas en lo que va del actual sexenio, marcado por la entrada en vigor del Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC) –en sustitución del antiguo TLCAN–, que tiene un fuerte acento en el fortalecimiento de la proveeduría automotriz regional.

Para GM, la inversión dada a conocer ayer se suma a la ya realizada por la compañía en México durante el periodo 2013 al 2018, que ascendió a 5,800 millones de dólares.

Guido Vildozo, director socio en ventas de vehículos ligeros en América del Norte de la Consultoría IHS Markit, comentó hace unos meses que no se esperaba la llegada de inversiones para la apertura de plantas automotrices o nuevas marcas a México, pero sí se observarían más capitales para ampliaciones de plantas, acorde a las demandas de medio ambiente y reducción de contaminantes.

En lo que va de este sexenio, el anuncio de inversión dado a conocer ayer por General Motors –que es la mayor ensambladora automotriz en México– solo está detrás del compromiso de inversión de 1,100 millones de dólares que hizo Ford en julio del año pasado para adecuar su planta de Hermosillo, Sonora y producir una nueva SUV (Bronco Sport).

A pesar de haber sido un año de pandemia, la industria automotriz mantuvo sus proyectos de ampliación de plantas para atender la demanda de Estados Unidos y Canadá, para lo cual, Toyota fue otra de las marcas que inyectó 170 millones de dólares para la producción de Tacoma, además de Volkswagen en Guanajuato con un monto por 233.5 millones de dólares para la manufactura de motores destinados a Norteamérica.

Ante las exigencias del mercado internacional, las automotrices han apostado a la fabricación de vehículos eléctricos. Y muestra de ello es que Mary Barra, CEO de GM, informó sobre el proceso de transición hacia un portafolio totalmente eléctrico, con la apuesta de un nuevo crecimiento, para lo cual ha implementado sus acciones que permita aventajar en el proceso de las baterías, software y la fabricación de las nuevas plataformas.

Durante el 2020, GM presentó las baterías Ultium, las cuales tienen la ventaja de poder apilarse vertical u horizontalmente dentro del paquete de baterías.

Francisco Garza, presidente y director general de GM en México, sostuvo que en la medida en que se den las condiciones económicas necesarias podría crecer la plantilla laboral a un turno más en algunas operaciones.

General Motors Ramos Arizpe ha comenzado los trabajos de construcción de sus nuevas instalaciones dentro del Complejo, en donde se producirán vehículos eléctricos de marcas de GM a partir de 2023. Asimismo, serán producidos baterías y componentes eléctricos, iniciando durante el segundo semestre de 2021 con la manufactura de “Drive Units”, el sistema de propulsión que impulsa a los vehículos eléctricos.

A través de un comunicado, la compañía apodada “la gigante de Detroit” reportó que parte de la inversión inicial (los 1,000 millones de dólares) servirá para preparar al Complejo para una expansión en las Plantas de Ensamble y de Sistemas Globales de Propulsión (GPS, por sus siglas en inglés) con el objetivo de convertir al Complejo Ramos Arizpe en el quinto sitio de manufactura de GM Norteamérica en producir vehículos eléctricos, uniéndose a Spring Hill, Tennessee; Factory Zero, en Detroit-HamTramck, Michigan; Orion, también en Michigan y CAMI en Ontario, Canadá.

“Estamos muy orgullosos de contribuir con la materialización de la Visión de GM de Cero Colisiones, Cero Emisiones, Cero Congestionamientos, contribuyendo con la manufactura de vehículos eléctricos”, comentó Garza.

GM se afianza en México

• Del año 2013 al 2018, GM ha invertido 5,800 en México para la expansión de sus plantas y nuevos vehículos.

• En su planta de Ramos Arizpe produce los modelos Chevrolet Equinox, Chevrolet Blazer; así como motores y transmisiones, en donde emplea de manera directa a 5,600 trabajadores.

• A principios del 2021, la automotriz lanzó su nueva identidad de marca con una visión de un mundo con cero colisiones, cero emisiones y cero congestionamientos.

• GM tiene la meta de producir 30 diferentes modelos eléctricos en el mundo, y de ellos algunos serán ensamblados en México, en el periodo del 2021 al 2025.

• Para el 2035, GM apuesta a vender solo unidades propulsadas por energía eléctrica.

lilia.gonzalez@eleconomista.mx