Atibaia, Brasil.- Furukawa Electric Corp mantiene interés en ampliar la capacidad de producción y almacenaje de la planta que abrió en diciembre de 2017 en Mexicali, Baja California, para reforzar sus exportaciones hacia Estados Unidos y para seguidamente buscar más contratos que también le permitan suministrar fibra óptica y otros componentes a operadores mexicanos de telecomunicaciones.

La compañía tenía la perspectiva de comenzar con el incremento de su capacidad instalada en Mexicali para octubre o noviembre de 2019, pero debido a una desaceleración del mercado de Estados Unidos, a donde envía el 80% de su producción, es que ha decido esperar un plazo más para ir hacia adelante con esa ampliación que también significará la contratación de nuevo personal en la ciudad fronteriza.

“La planta atiende básicamente a Estados Unidos y allá tienen un poco de desaceleración en su mercado y eso ha provocado que nosotros retrasemos un poco esta inversión (…) Los operadores de allá han reducido sus inversiones y éstas aseguraban para estudiar en noviembre o diciembre la expansión aquí, pero ya vemos mejorías de las condiciones hacia 2020 y las contrataciones también”, platicó el gerente general de Furukawa Electric Latinoamérica, Paulo Zafaneli.

 

En tanto mejoran las condiciones económicas para los operadores, que además estarán obligados a invertir en infraestructura para buscar un sitio en el ecosistema de 5G, Furukawa Electric afirma que está en ruta de asegurarse el 3.0% del mercado mexicano de la fibra óptica, el primer reto que se fijó con la apertura de su planta en Mexicali y para un plazo de tres años desde esa inauguración de 2017.

De momento, las operaciones de Furukawa en México, a casi dos años de la apertura de su fábrica en Mexicali, representan el 3.0% de la facturación total del grupo a nivel América Latina, un dato interesante ante la fuerte competencia que suponen aquí los proveedores chinos, con más de 25 años de presencia en el país.

“Tenemos ya varios proyectos en la vertical de los hoteles; en la Riviera Maya y Cancún tenemos varios casos. Tenemos un fuerte esfuerzo en la vertical de los hoteles”, dijo Paulo Zafaneli en una plática con medios en el foro Furukawa Summit 2019, donde la compañía también reunió a unos 650 representantes de sus clientes de toda Latinoamérica.

 

“El primer reto está en conseguir el 3.0% del market share en tres años estando en México, un país que es un enorme desafío, porque está muy cerca de Estados Unidos y la competencia es muy fuerte (…) Estaremos invirtiendo allí para crecer; esperamos buenas condiciones, que la economía vuelva a crecer porque ha estado muy presionada; buscaremos nuevos contratos con los operadores grandes y con los pequeños operadores, creo que allí veremos un crecimiento muy fuerte con ese segmento”.

Furukawa Electric cumple 135 años participando en prácticamente todos los sectores económicos de cuatro continentes, desde que inició en su natal Japón hacia 1884. En el ramo de los componentes eléctricos, uno de sus orígenes está en la fabricación de alambres de cobre y ahora ha escalado ese negocio hacia la manufactura de cables de fibra óptica.

En Mexicali inauguró en diciembre de 2017 la séptima planta que arranca en América sobre esos insumos, con una inversión equivalente a 86 millones de pesos de entonces —4.5 millones de dólares—, para emplear a 150 personas y que se sumó a las que ya ha ido dirigiendo a otras unidades en Argentina, Brasil, Colombia y Estados Unidos, a donde precisamente y en una primera etapa envió todo lo que fabricaba en esta plaza fronteriza hasta la mitad de 2019, porque el gigante AT&T se convirtió en uno de sus principales clientes al otro lado de la frontera para a su vez construir servicios de cuádruple play e Internet de las cosas (IoT).

Recientemente se conoció que uno de sus clientes mexicano de renombre es Izzi Telecom, que le entregó contratos para proveer fibra que permita a esa cablera sustituir cobre por fibra óptica en el mercado de Monterrey y ahora, Furukawa prevé que proyectos gubernamentales como CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos, así como los operadores WISP y cableros locales se conviertan en nuevos objetivos de negocio.