Con la sorpresiva acusación de la empresa china CRRC México de no tener piso parejo, la licitación para comprar material rodante (43 trenes) e instalar sistemas ferroviarios para el Tren Maya se le complica al Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), que el viernes recibió propuestas técnicas y económicas de un par de consorcios, uno liderado por Alstom (que hizo una oferta de 36,563.7 millones de pesos) y otro por CAF (de 37,453.8 millones de pesos).

En ambos casos estuvieron por debajo del presupuesto de la dependencia, el cual ronda los 40,000 millones de pesos. De no existir algún cambio en las siguientes tres semanas, el fallo se dará a conocer el 26 de mayo próximo y los trenes se fabricarán en México, donde los dos grupos tienen instaladas fábricas.

Entre las firmas interesadas en el proceso de licitación internacional estaban CRRC Zhuzhou Locomotive y China Railway Construction Corporation (CRCC). Además del material rodante dual (diesel-eléctrico) se requiere realizar algunos trabajos constructivos vinculados al Tren Maya.

Su ausencia en el acta de entrega de propuestas fue notoria, debido a que mostraron interés desde antes de que se publicara la convocatoria, al igual que la suiza Stadler, y participaron activamente en las juntas de aclaración.

Ninguna de las dos dejó constancia de presentar carta de disculpa por no participar, cómo lo hicieron las empresas que optaron por no entregar documentos en las licitaciones para material rodante del tren México-Toluca y el proyecto llave en mano del tren México-Querétaro.

Sin embargo, este domingo el equipo asesor de CRRC en México, que no cuenta con fábrica en el país, difundió información que explicaba su ausencia, entre ella una carta enviada el 26 de abril del 2021 (a un mes de que se publiquen los últimos ajustes a la convocatoria) al Presidente Andrés Manuel López Obrador para expresar algunos comentarios respecto a la licitación que estaba en marcha.

“En este proceso nos gustaría solicitarle que no se restringa la participación a empresas de distintos países y que la licitación permita la competencia en las mismas condiciones de evaluación y calificación para los competidores”, escribió el presidente de la filial china, Gao Feng.

La misiva deja en claro su interés por suministrar el material rodante en 19 meses y no en los 24 solicitados por el Fonatur, toda vez que el Grupo CRRC es “la empresa más grande” en diseño y fabricación de material rodante, con trenes de alta velocidad, locomotoras eléctricas-diésel, trenes tipo Metro o vagones de pasajeros o carga. Su escrito no tuvo respuesta y debido a que no cambiaron los puntos técnicos que limitaban a la empresa china, decidió no entregar propuestas el viernes pasado.

Los consorcios participantes

Para competir con la española CAF, Alstom unió fuerzas con Bombardier (recientemente le compró el negocio ferroviario) y la constructora mexicana GAMI y Construcciones Urales, filial del español Grupo Azvi (ambas participan en el consorcio que construye el tramo 3 del Tren Maya, de Calkiní, Campeche, a Izamal, Yucatán).

En tanto, CAF (que elaboró material rodante para el tren México-Toluca) hizo alianza con la constructora Rubau México, de origen español.

El tercer consorcio que optó por no participar estaba formado por CRRC Thales, Grupo Cocomex y ADM, de acuerdo con la información compartida ayer 9 de mayo.

“CRRC, en trenes es la mayor fabricante del mundo y ganadora para proveer material rodante a la línea 1 del metro de la CDMX. Además, surten al Metrorrey y al Tren Tecate Tijuana. Thales, empresa francesa, es una de las tres más grandes del mundo en sistemas ferroviarios y seguridad. COCOMEX, 100 por ciento mexicana con grandes proyecciones ferroviarias en México y América. ADM, empresa internacional líder en construcción con experiencia en proyectos de energía convencional y renovables”, se detalló.

La inconformidad de CRRC

En dos puntos del Anexo 3 de la licitación internacional a cargo del Fonatur (integración de la propuesta técnica) se basa la inconformidad de CRRC México, misma que obligó a no participar. La empresa china quedó fuera por no contar con proyectos terminados en México con proveeduría local. Aquí los puntos señalados por la firma china:

• Cláusula 6.4 BIS: Fabricación y suministro del material rodante, en donde dicha fabricación o su ensamblaje se haya realizado en México, Estados Unidos de América o en Canadá.

• Cláusula 7.1 BIS: Fabricación y suministro del material rodante, el licitante deberá presentar al menos un contrato en el que se haga constar el total cumplimiento de obligaciones asociadas a la fabricación y suministro de material rodante y que el destino final fue México, EU o Canadá.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx