Ferromex y Ferrosur (filiales de Grupo México Transportes, GMXT) mantienen vigentes sus contratos de compra de diésel en México con Pemex Transformación Industrial, uno de sus principales proveedores, por lo que está garantizado el suministro para sus operaciones cotidianas, informaron las empresas.

“Contamos con un total de 10 proveedores de diésel al cierre del 2020. Importamos el 35% de nuestro consumo de combustible”, se detalló en su informe anual, publicado en abril pasado.

Las dos empresas ferroviarias aparecen en el listado de suspendidas que publicó el Servicio de Administración Tributaria (SAT) esta semana para importar el combustible para su autoconsumo, lo cual no genera impacto alguno porque, al igual que Kansas City Southern de México (KCSM), no tenían vigentes los permisos que otorga la Secretaría de Energía, porque ésta no se los renovó.

De acuerdo con fuentes del sector, no existe ningún incumplimiento fiscal por parte de las firmas concesionarias y continúan ofreciendo sus servicios cotidianos.

De acuerdo con las filiales de Grupo México, los gastos en combustibles representan una parte significativa de los costos operativos: durante el año que terminó el 31 de diciembre de 2020, el gasto en diésel representó el 29.2% de nuestros gastos operativos.

“Actualmente satisfacemos y esperamos seguir satisfaciendo nuestras necesidades de combustible para llevar a cabo nuestras operaciones, mediante la compra de combustible a diferentes proveedores, nacionales e internacionales, con el objetivo de tener un suministro diversificado para mejorar precio y garantizar, en la medida de lo posible, la disponibilidad de este”, refirió el grupo.

Los contratos con Pemex

Ferromex tiene celebrado un contrato con Pemex Transformación Industrial con el cual existe la obligación de comprar, a valor de mercado, un mínimo de 7,570 metros cúbicos y un máximo de 15,140 metros cúbicos de diésel por mes, aunque este límite puede excederse, sin ninguna repercusión, de acuerdo al contrato de crédito de ventas al mayoreo de productos petrolíferos para el autoconsumo celebrado entre.

Dicho contrato venció el pasado ocho de mayo y se renovó.

Por su parte, el contrato de Ferrosur con Pemex Transformación Industrial establece la obligación de comprar, a valor de mercado, un mínimo de 3,850 metros cúbicos y un máximo de 7,700 metros cúbicos de diésel por mes, en las mismas condiciones que la otra ferroviaria. Dicho contrato tenía como fecha de vigencia hasta el 20 de julio pasado, pero también se actualizó y las operaciones siguen sin complicaciones.

“Grupo México Transportes se esfuerza por hacer más eficiente el consumo de diésel por tonelada-kilómetro de producto transportado, así como para lograr ahorros considerables en beneficio de la operación, que permitan disminuir la cantidad de emisiones a la atmósfera. La constante implementación de dispositivos de ahorro de combustible, como el sistema de apagado automático y otras herramientas tecnológicas de conducción inteligente de locomotoras han permitido evitar la emisión de 76,000 toneladas de carbono equivalente”, se explicó.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx