Boeing Co realizó el sábado el primer vuelo del mayor avión bimotor del mundo, en un intento de la atribulada compañía por aumentar su competencia con su rival europeo Airbus y tomarse un respiro en la crisis que afecta a su modelo 737 MAX.

El 777X, una versión más grande y eficiente del exitoso minijumbo 777 de Boeing, despegó de las afueras de Seattle a las 10:09 hora local (18:09 GMT), después de que los fuertes vientos obligaron a aplazar dos intentos anteriores durante esta semana.

Funcionarios de Boeing dijeron que el vuelo duraría entre 3 y 5 horas, culminando meses de ensayos y certificaciones antes de que el avión entre en servicio con la aerolínea Emirates en 2021, un año más tarde de lo originalmente previsto por problemas surgidos durante su desarrollo.

El aparato es el más grande de las dos versiones planeadas por Boeing y será llamado oficialmente 777-9, pero es más conocido por el nombre en código durante su desarrollo: 777X.

Sus novedades más visibles son las puntas de las alas plegables —diseñadas para permitir que sus nuevas grandes alas de carbono puedan entrar en los mismos estacionamientos que los modelos previos— y los motores comerciales más grandes del mundo, fabricados por General Electric.

El vuelo significa un impulso para Boeing, inmerso en una creciente crisis por el 737 MAX, que está inmovilizado desde marzo tras dos accidentes fatales.

"Para mí este es el buque insignia de las grandes aerolíneas en todo el mundo (...) representa las grandes cosas que podemos hacer como compañía", dijo la directora de marketing del 777X, Wendy Sowers, a los medios cuando fue preguntada por la importancia del vuelo en medio de la crisis por el MAX.

Boeing dijo que ha vendido 309 unidades del avión —valorado en más de 442 millones de dólares cada uno según el catálogo de precios—, pero los analistas han puesto en duda su gran dependencia de las aerolíneas de Oriente Medio, que han reducido sus compras en medio de una pausa en su expansión.

El 777X competirá con el reciente A350-1000 de Airbus , con capacidad para unos 360 pasajeros. Ambos reflejan el creciente rango y eficiencia de los jets bimotores, que están desplazando a los aparatos más antiguos de cuatro motores.