La escalada de medidas proteccionistas podría ser el detonante de una desaceleración mundial o de una recesión económica, advirtió el Banco de Pagos Internacionales (BIS, por su sigla en inglés), que dirige Agustín Carstens.

“De hecho se observan indicios de que la mayor incertidumbre asociada a las primeras medidas proteccionistas ya ha frenado la inversión”, sostiene el banco central de los bancos centrales.

Al interior de su Informe Económico Anual, divulgado desde Basilea, Suiza, enfatizaron que “si continúa la reciente marcha atrás de la depreciación del dólar estadounidense, se complicarán las negociaciones comerciales”.

“Sus efectos podrían ser muy significativos si se percibe que dicha escalada pondría en peligro al sistema comercial mundial”, subrayaron.

Durante la presentación del Informe, en su Reunión Anual, el director gerente del BIS, Agustín Carstens, explicó que este aumento del proteccionismo vulnera la actual expansión económica y destacó que esta escalada de medidas “socava el sistema comercial multilateral abierto que ha sentado las bases de buena parte de los avances logrados en la mejora de las condiciones de vida en todo el mundo”.

En el Editorial del Informe, el banco de los bancos centrales esgrime que “el reciente discurso proteccionista y las medidas tomadas en esa dirección no auguran nada bueno”.

Los expertos del BIS en el área económica sostuvieron que las autoridades podrían buscar mecanismos para proteger el orden del comercio multilateral abierto.

Pero lamenta que “por desgracia, el historial de reformas estructurales poscrisis ha dejado mucho que desear”.

Por ello, sugieren como una segunda línea de actuación el refuerzo a la resiliencia del sistema financiero y las economías.

Inversionistas y empresarios inciertos

Más adelante, en uno de los capítulos sobre “Una expansión más fuerte y fórmulas para su continuación”, retoman el tema de la tensión comercial.

El detonante para la materialización de riesgos no tiene que ser necesariamente financiero, sostuvieron los expertos.

“Una escalada de las tensiones comerciales afectaría especialmente a la confianza empresarial y a la inversión”.

El impacto sería mayor, advirtieron, “si se percibiera que esta escalada supone una amenaza para el actual sistema comercial multilateral, el impacto podría ser muy significativo”.

De acuerdo con el análisis de los expertos, la mayoría de las economías emergentes está en mejores posiciones para seguir sorteando el impacto del endurecimiento de las condiciones financieras mundiales.

Sin embargo, advierten que deben continuar reduciendo sus vulnerabilidades como puede ser un déficit de cuenta corriente abultado.

Evolución de deuda, alerta de crisis

Los expertos del BIS explican que la acumulación de la deuda y el aumento de la carga de su servicio pueden ser indicadores de alerta sobre futuras desaceleraciones económicas.

Detallan que el ciclo económico opera a través de la acumulación de deuda y consiguiente aumento de sus obligaciones financieras, y, con el tiempo, tiene un “fuerte y duradero impacto negativo sobre el gasto de los hogares y empresas endeudadas”.

“Cuando el ciclo financiero cambia de signo, se diluyen los efectos positivos del nuevo crédito sobre el gasto al tiempo que aumentan los efectos negativos sobre la carga del servicio de la deuda”.

De manera que “estas medidas de expansiones de ciclos financieros pueden ser útiles indicadores adelantados de siguientes desaceleraciones económicas y ayudan a explicar la duración y profundidad de la Gran Recesión”.

[email protected]