Durante el primer trimestre del año el valor de las exportaciones de carne de bovino creció 11.4% respecto del mismo periodo del 2017, alcanzando 308 millones de dólares; mientras que el volumen se incrementó 4.8%, para ubicarse en el nivel récord de 55,900 toneladas.

De acuerdo con el reporte sobre comercio exterior pecuario del Grupo de Consultores de Mercados Agrícolas (GCMA), México le vende principalmente carne a países como Estados Unidos, Japón, Hong Kong, Canadá, y Corea; en donde 87.8% de la participación de las exportaciones es para el mercado americano.

Cabe señalar que en el 2017 la participación de Estados Unidos como destino de las exportaciones era de 90.9%, con lo que este año su captación bajó 3.1 puntos porcentuales, lo que refleja resultados positivos de la estrategia del gobierno federal para diversificar mercados.

Al respecto, Juan Carlos Anaya, director general del GCMA, comentó que “la carne de cerdo ha ganado terreno, sobre todo en Estados Unidos, en gran medida relacionado con la certificación que se dio a nuestro país por estar libre de fiebre porcina”.

Así, en el sector porcino se reportó un incremento en el primer trimestre de 3.9%; con un valor de mercado de 131 millones de dólares, pese a que el precio por tonelada disminuyó 2.8% para ubicarse en 3,996 dólares, mantuvo buenos resultados.

Asimismo, Anaya destacó que, de acuerdo con el reporte, México compró carne principalmente al mercado de Estados Unidos con 83.8% de participación, misma que se redujo 0.1% respecto al primer trimestre del 2017; le siguen países como Canadá, con 8.7% de participación; y en menor medida se importa carne de Nicaragua, Australia, Uruguay, Nueva Zelanda y Chile. Agregó que hay una notoria disminución en la importación de pollo, pues en el primer trimestre del año ésta fue de 1.7% menos que el mismo periodo del 2017. Así se pasó de 182,400 toneladas en el 2017, a 179,400 toneladas en este año.

Los principales países de donde se importa pollo son Estados Unidos, Brasil y Chile; siendo este último de donde se dejó de importar más carne de pollo, pues se redujo 50% y pasaron a 179,352 toneladas.