A partir de abril del próximo año, los camiones doblemente articulados (fulles) que no cuenten con la autorización expresa de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) serán retirados de circulación, como lo establece la nueva norma de pesos y dimensiones (012), que será publicada en el Diario Oficial de la Federación (DOF) a finales de mes.

El director de Autotransporte Federal, Elim Luviano, afirmó que el lunes de la semana pasada se aprobó en el Comité consultivo nacional de normalización de transporte terrestre la versión final del documento, el cual busca incrementar la seguridad en las carreteras del país.

La norma entrará en vigor en enero del 2018 y los transportistas tendrán 120 días para cumplir con lo establecido.

Entre las medidas que plantea la NOM, figura que los fulles deberán contar con sistemas GPS, gobernadores de velocidad (máximo 80 km), licencias especiales para los conductores y sus sistemas de acoplamiento (dolly) deben cumplir con una certificación de su fabricación o importación, y contar con su placa, lo que hoy no ocurre.

Además, los propietarios deberán registrar ante la SCT los camiones, las dos cajas y los dolly, de manera que si se desea utilizar una configuración sencilla o doble, no haya mayor problema.

“Nosotros no tendremos problema para lograr la autorización. De hecho hemos procurado ese registro para incrementar la seguridad en las carreteras. Los vehículos que no cumplan con las características no podrán ser emplacados, como lo establece la norma”, comentó el director de la Asociación Nacional de Transporte Privado (ANTP), Leonardo Gómez.

Mejores medidas viales

Durante la entrega del XVIII Premio Nacional de Seguridad Vial, presidida por el presidente de la ANTP, Alex Thiessen, el representante de la SCT dijo a empresarios y conductores que se ha establecido un marco normativo de vanguardia en seguridad vial, el cual tendrá éxito en la medida en que se fomente una cultura de cumplimiento de las obligaciones de las partes.

“Debemos entender que somos corresponsables, empresa, cámaras, asociaciones, ciudadanos y autoridad de que las personas lleguen con bien a sus destinos”, agregó.

El funcionario manifestó que existe una legítima preocupación sobre la seguridad que representa el uso de camiones doblemente articulados en las carreteras (por los accidentes en los que se han visto involucrados); sin embargo, existe la convicción entre los involucrados de contribuir a mejorar la seguridad de las carreteras “incluyendo más y mejores controles para todas las configuraciones de vehículos”.

Respecto a los dolly, dijo que serán regularizados con los ajustes a la NOM 035, donde se establece cuáles serán los que se puedan usar y, con ello, evitar los que son “hechizos”.

“Aunado a esos ajustes, preparamos una serie de modificaciones al reglamento interior de la secretaría y al reglamento de autotransporte federal, lo que nos permitirá tener una mejor supervisión por parte de la autoridad”, agregó Luviano.