El grupo automotor sueco Saab anunció un acuerdo de asociación con dos empresas chinas, que incluye inversiones de éstas por 245 millones de euros, y les permitirá controlar la mayoría de su capital.

El acuerdo fue suscrito con el distribuidor automotor Pang Da y el constructor Zhejiang Youngman Lotus Automobile.

Este acuerdo incluye el ingreso de los dos grupos chinos en el capital de Saab.

Pang Da ya aportó su apoyo a Saab mediante un pedido de unos 2,000 vehículos por 45 millones de euros, así como un ingreso en su capital de hasta un 24%, por 65 millones de euros.

Por su lado, Zhejiang Youngman Lotus Automobile decidió adquirir una participación del 29.9% en Saab, gracias a un desembolso de 136 millones de euros.

Este acuerdo, que aún debe obtener el aval de varias autoridades, colocaría al conjunto de la industria automotor sueca en manos de grupos chinos, tras la compra el año pasado de Volvo Automobile por parte del grupo automotor chino Geely, al estadounidense Ford por unos 1,500 millones de dólares.

Saab, que emplea a 3,800 personas, vivió grandes dificultades financieras y fue salvado in extremis a principios de 2010 al ser comprado por el holandés Skyper, por 400 millones de dólares, al gigante estadounidense General Motors, que quería deshacerse del automotor sueco.

Este año, la producción de Saab quedó interrumpida durante más de siete semanas, de principios de abril a fines de mayo, tras un conflicto con suministradores debido a facturas no pagadas.

RDS