Como parte del Acuerdo de Arbitraje de Apelación Interino Multipartito (MPIA, por su sigla en inglés) fueron elegidos 10 árbitros para dirimir casos de solución de controversias de comercio internacional entre 46 economías al margen de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Este mecanismo alternativo funcionará hasta que se recomponga el Órgano de Apelación permanente de la OMC.

Entre los 10 árbitros está uno mexicano: Mateo Diego-Fernández Andrade, el cual fue propuesto por la Secretaría de Economía.

Los otros nueve son: Thomas Cottier, Locknie Hsu, Valerie Hughes, Alejandro Jara, José Alfredo Graça Lima, Claudia Orozco, Joost Pauwelyn, Penélope Ridings y Guohua Yang.

Con ello, el acuerdo de apelación provisional de múltiples partes de la OMC comienza a funcionar.

Los árbitros escucharán las apelaciones de los informes del panel de la OMC bajo el MPIA.

Esto marca el paso final para hacer que el MPIA sea operativo para disputas entre los participantes.

Si bien el MPIA sigue siendo una solución provisional en ausencia de un Órgano de Apelación operativo de la OMC, permite a los participantes beneficiarse de un proceso de apelación en el sistema de solución de diferencias de la OMC.

El comisionado de Comercio de la Unión Europea, Phil Hogan, dijo: “con el grupo acordado de árbitros, el acuerdo de apelación provisional para las disputas de la OMC ya está en funcionamiento. Agradezco a los árbitros por participar en este importante mecanismo, y a los demás miembros por participar de una manera muy constructiva en la selección de los árbitros”.

“(Esto) muestra que los miembros participantes de la OMC están dispuestos a tomar medidas concretas para preservar un sistema independiente de solución de controversias con una función de apelación. Ahora podemos centrar nuestra atención en encontrar una solución a los problemas subyacentes a través de la reforma del Órgano de Apelación de la OMC y otros aspectos del sistema de la OMC que necesitan mejoras", añadió.

En general, Estados Unidos ha bloqueado la designación de nuevos panelistas como una medida de presión para generar una reforma interna a la OMC, con el propósito de reducir el número de miembros clasificados como “en desarrollo” y mermar sus beneficios consecuentes, así como aclarar las disposiciones vinculantes en materia judicial, erosionando lo que se perfila como un sistema de “justicia” y llevándolo más a uno “conciliatorio” a través de negociaciones.

Australia, Brasil, Canadá, China, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Hong Kong, China, Islandia, México, Nueva Zelanda, Noruega, Pakistán, Singapur, Suiza, Uruguay y la Unión Europea (y sus 27 estados miembros más el Reino Unido temporalmente) han firmado el MPIA. 

rmorales@eleconomista.com.mx

kg