Antes de recibir la aprobación de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para operar Banco Azteca en el 2002, 75% de los ingresos de Grupo Elektra dependía de la venta al menudeo de mercancías; actualmente, el corazón del grupo es el negocio financiero al aportar 60% de sus ingresos, mientras que el negocio comercial pasó a segundo término con 40 por ciento.

La combinación híbrida de negocio financiero y negocio comercial de Elektra es algo que ha fascinado a los inversionistas de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y ha hecho prosperar al Grupo. A mediados del 2005, cuando la aportación del negocio comercial a los ingresos totales del Grupo era de 62%, el valor de una acción de Elektra era de 73 pesos, pero conforme ha aumentando la participación del negocio financiero en los ingresos del Grupo su precio ha ido aumentando, al cierre de ayer jueves, aun con la caída, la acción de Elektra es la más cara de la BMV, al cotizarse en 1,033 pesos, incluso a inicios del año alcanzó los 1,441 pesos.

Para HR Ratings, el alto valor que ha alcanzado la acción de la empresa, que dirige Carlos Septién Michel, se debe a su gran capacidad para generar recursos, inclusive bajo un escenario de estrés, a partir de operar dos fuentes de ingresos, el negocio comercial y financiero, además de su capacidad de captar recursos a través de la red de sucursales de su subsidiaria Banco Azteca, lo que le aporta seguridad para afrontar sus obligaciones financieras.

En ese mismo sentido, Fitch Ratings considera que la valoración que han dado los inversionistas a Elektra se soporta en su participación de mercado en tiendas departamentales, estimada en 21%, con un gran reconocimiento de marca apoyado en una extensa red de sucursales en todo México y con creciente presencia en Guatemala, Honduras, Panamá, El Salvador, Perú, Brasil y Argentina, así como la calidad crediticia de Banco Azteca, que está sustenda en su experiencia en la administración de crédito al consumo, calidad de activos, fuerte liquidez y riesgo crediticio de su portafolio.

Aunado a ello, los inversionistas han distinguido el apoyo indirecto que recibe Grupo Elektra de Grupo Salinas, creado por el empresario Ricardo Benjamín Salinas Pliego, como un foro para el desarrollo de habilidades empresariales y la toma de decisiones que enfrentan los altos ejecutivos que dirigen las empresas que lo conforman: Grupo Elektra, Azteca, Azteca América, Banco Azteca, Afore Azteca, Seguros Azteca, Grupo Iusacell, Azteca Internet e Italika.

Por otro lado, Grupo Elektra, consciente del éxito que ha tenido su negocio financiero, ha mostrado su interés en expandirlo. Actualmente se encuentra en un proceso de acuerdo definitivo para adquirir Advance America, una empresa estadounidense líder en préstamos a corto plazo en Estados Unidos, valuada en alrededor de 780 millones de dólares. La adquisición permitiría a Elektra no sólo entrar al mercado de préstamos personales en Estados Unidos, sino también le podría llevar a ofrecer otros servicios en los 2,248 puntos de venta de Advance e incursionar modestamente en Canadá y Reino Unido.

No obstante, esta semana el negocio financiero de Elektra mostró su vulnerabilidad, ya que después de reportar una pérdida neta de 3,834 millones de pesos, como resultado de una valuación de instrumentos financieros que posee la compañía, el valor de su acción cayó 19.3%, al pasar de 1,280 a 1,033 pesos, haciendo tambalear la confianza que venían mostrando los inversionistas.

En ese sentido, cabe destacar que a pesar de contar con la confianza de inversionistas, Grupo Elektra no es la empresa de la BMV que mejores resultados financieros ha obtenido en los últimos años en términos de: crecimiento de ventas, EBITDA, margen EBITDA, utilidad, deuda, entre otros.