El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) reconocerá los estándares automotrices de la Unión Europea, informó Ildefonso Guajardo, secretario de Economía.

El funcionario hizo dos aclaraciones: no se han cerrado 20 “capítulos” del TLCAN, sino 20 “temas” (considerando capítulos y anexos sectoriales) y todavía no se ha resuelto el tema de salario automotriz.

México y Estados Unidos pactaron reconocer la coexistencia de los estándares de Estados Unidos y de la Unión Europea en la producción de vehículos automotores para tener derechos a las ventajas arancelarias.

“Ya resolvimos el tema de salario automotriz sectorial; ya cerramos el sector de estándares automotrices”, dijo Guajardo el martes por la noche en una entrevista radiofónica, una declaración que fue difundida a través del portal de El Economista y sobre cual el funcionario posteriormente hizo una precisión.

“Con relación a la nota online de hoy miércoles, hubo un equívoco en lo expresado por el Titular de Economía: Él se refirió a estándares automotrices; fue un lapsus linguae lo de salario automotriz”, dijo la Secretaría de Economía a El Economista.

Guajardo indicó que cometió un segundo error al informar el viernes pasado que se había logrado cerrar 20 capítulos del TLCAN en sus negociaciones con Robert Lighthizer, representante comercial de la Casa Blanca, quedando aspectos pendientes de ultimar con Canadá sobre algunos de ellos.

“Yo te diría que son, la verdad, y yo ahí corrijo, 20 temas cerrados, incluye 11 capítulos que en el contexto de la negociación ya habíamos cerrado unos con Canadá y otros, donde Estados Unidos y México no tienen mayores diferencias, que ya conceptualmente, desde el punto de vista bilateral, pues nada más faltaría que se incorpore Canadá”, dijo en la entrevista del martes.

Al abundar enseguida sobre el mismo punto, Guajardo manejó otro dato diferente: “Hay 12 capítulos cerrados y ocho anexos sectoriales. Temas que estaban enfrentándonos eran, por ejemplo, los estándares automotrices que, de alguna manera, querían garantía de reconocimiento de estándares americanos, y nuestra posición es que coexistimos entre el estándar europeo y el norteamericano”.

En las reglas de origen del sector automotriz, Estados Unidos está impulsando medidas restrictivas al comercio, al pedir que 40% del contenido de un automóvil o 45% de una camioneta pick up se fabrique utilizando mano de obra pagada de 16 dólares o más por hora para tener derecho a ser exportados sin cobro de aranceles en el marco del TLCAN, un umbral en el que México está bastante lejos de cumplir, con pagos por alrededor de 3 dólares la hora.

“El tema realmente de haber sido mayor contenido nacional estadounidense, que no existe ese concepto en ninguna parte, y de tratar de dilucidar un tema de intervenir mercados laborales, se ha trasladado a otro concepto. ¿Cuál es el concepto? Que un porcentaje del automóvil sea hecho en una zona de altos salarios”, expuso Guajardo.

“Finalmente, aquí el tema fundamental es que hoy una parte del automóvil se hace en Estados Unidos y en Canadá, donde los salarios son diferencialmente superiores. Lo importante es que en esa fórmula claramente queda establecido, puede quedar establecido en su aterrizaje, que un porcentaje muy importante puede estar desarrollado en México, mucho más allá del 50%”, añadió.

Según expertos de la industria, la industria automotriz de América del Norte tiene "conexiones de múltiples capas" entre los proveedores y puntos de ensamblaje de los Estados Unidos y México.

Un artículo del Wall Street Journal describe cómo un automóvil producido en Estados Unidos tiene decenas de miles de piezas que provienen de múltiples productores en diferentes países y cruzan varias veces las fronteras.

Una compañía que produce asientos para automóviles, por ejemplo, incorpora componentes de cuatro estados diferentes de Estados Unidos y cuatro ubicaciones mexicanas en productos producidos en el Medio Oeste.

Estos productos se venden luego a los principales fabricantes de automóviles. El lugar donde se realiza el ensamble final de un producto puede tener poca relación con el lugar donde se fabrican sus componentes.

rmorales@eleconomista.com.mx