El que alguna vez fue el hombre más rico de Brasil, el empresario Eike Batista, admitió haber pagado un soborno al gobernador del Estado de Río de Janeiro en su primera declaración a la Policía brasileña.

De acuerdo con el portal O’Globo, Batista habría girado 16.5 millones de dólares como el pago del soborno a Sergio Cabral, para entonces gobernador. Esta cifra sirvió para que se le adjudicara a Batista una serie de contratos públicos. La operación, según cuenta el portal InfoBae, se realizó a través del banco TAG Bank, que tiene su operación en Panamá.

La declaración ante las autoridades tardó más de dos horas y la defensa de Batista hasta ahora no ha considerado que pueda aplicarse en su caso un acuerdo con la justicia.

La Fiscalía de Brasil encontró en su investigación que para el pago de sobornos, Eike Batista habría usado un contrato ficticio de la compra de una mina de oro a testaferros del entonces gobernador de Río. En esas transacciones, las autoridades de Brasil han podido establecer el ocultamiento de hasta US$100 millones en cuentas bancarias en el extranjero destinados a sobornos.

De acuerdo con InfoBae, el empresario se encuentra ahora en el complejo penitenciario de Bangú, en las afueras de Río de Janeiro, donde están recluidos varios políticos y empresarios acusados de corrupción, entre ellos el ex gobernador Cabral.