Estados Unidos estaría dispuesto a ceder en el tema de productos de estacionalidad, una de las llamadas píldoras venenosas en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), informó un observador cercano al proceso.

Se trata de la propuesta del gobierno del presidente Donald Trump de facilitar el levantamiento de casos de dumping o subsidios en 61 productos agrícolas en los que México tiene potencial exportador.

Estados Unidos propuso que las investigaciones por prácticas desleales de comercio se puedan realizar con datos de temporada por temporada, es decir del periodo desde que se siembra hasta que se cosecha, por ejemplo, el maíz, cuatro meses, o las berries, dos meses.

Otra fuente reveló que hay una gran división en el sector agrícola de Estados Unidos por este tema. Agricultores estadounidenses de maíz, por ejemplo, temen que sus exportaciones al mercado de México se vean amenazadas con la utilización de un mecanismo como el que la Casa Blanca ha puesto en la mesa de negociaciones.

Los productores de Florida han impulsado estos cambios sobre las investigaciones de prácticas desleales, porque con ello no dependerían del aval de sus contrapartes de California, que tienen intereses mixtos por sus vínculos con el sector agrícola mexicano.

El gobierno de México ha argumentado que la propuesta de Estados Unidos viola las normas de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

De acuerdo con las reglas de la OMC, hay dos principios que definen la rama de producción nacional: por año calendario (donde se pueden abarcar varios ciclos, como en el caso del azúcar) y por producción nacional (abarcar las 32 entidades en el caso de México).

Lo que está buscando Estados Unidos es que las investigaciones por prácticas desleales de comercio se puedan llevar a cabo con datos de temporada por temporada, es decir del periodo desde que se siembra hasta que se cosecha, por ejemplo el maíz, cuatro meses, o las berries, dos meses. la vez, pide que se considere la producción de región en región, por ejemplo sólo Michoacán y Jalisco.

La otra vertiente de la propuesta del gobierno estadounidense es que se pueda exportar de manera complementaria, de forma que las importaciones desde la región del TLCAN suplan la demanda que no cubre la producción nacional.

No hay prisa: Trump

Por otro lado, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el jueves que no tiene “ningún apuro” en acordar un nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con sus socios de México y Canadá.

Al cumplirse un año del inicio de las conversaciones impulsadas por Trump para revisar el pacto vigente desde 1994, el mandatario subrayó en una reunión de gabinete que “si no se puede hacer el acuerdo correcto, no se hace”.

Funcionarios estadounidenses y mexicanos iniciaron en Washington su cuarta semana consecutiva de deliberaciones para resolver asuntos bilaterales, entre ellos los vinculados a la industria automotriz, luego de que las negociaciones entre los tres socios se estancaron en mayo.

“Vamos bien. No tengo ningún apuro. Queremos el trato correcto. El TLCAN ha sido un desastre para nuestro país”. dijo Trump. “Entonces vamos a hacer un buen TLCAN, un TLCAN justo para nosotros, o no vamos a hacer ningún TLCAN”.

En una reunión, el representante comercial estadounidense, Robert Lighthizer, le dijo a Trump que confiaba en lograr “un gran avance” en los próximos días a pesar de que “todavía hay algunos problemas difíciles en los que trabajar” (Con información de AFP).

Cláusula sunset se tratará al final: Guajardo

A nueve días de la fecha límite para que México y Estados Unidos logren un acuerdo sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) para ser firmado por la actual administración mexicana, algunos de los temas espinosos se mantienen intocables.

El secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, puntualizó que uno de esos temas, la cláusula sunset, aún no ha sido abordada, con la nueva ronda ministerial bilateral enfilando hacia su quinta semana.

“Creo que, si no es al final, será uno de los temas finales (a discutir)”, destacó al ser interrogado por reporteros a su salida de la sede de la representación comercial estadunidense (USTR), al concluir las pláticas de este jueves.

La cláusula, propuesta por Estados Unidos, permitiría abrir el acuerdo a revisión cada cinco años, si alguno de los tres socios así lo quisiera, o dejarlo expirar, algo a lo que tanto México como Canadá se oponen vehementemente.

Guajardo dijo que además de los temas pendientes, el reto actual es cerrar todos los pendientes, y aunque durante las pasadas tres semanas se han logrado avances “no estamos ahí todavía”.

Sobre los prospectos de lograr un acuerdo preliminar para este 25 de agosto, para poder cumplir con los plazos que permitirían al actual gobierno mexicano firmar el acuerdo, el funcionario evitó ser optimista.

“Nuestro compromiso es mantenernos involucrados y tratar de hacer cosas. No podemos garantizarlo, pero se está haciendo el esfuerzo”, dijo el funcionario al finalizar el primero de los dos encuentros de este día. (Con información de Notimex)

[email protected]