Sao Paulo, Bra. Si bien no se refirió explícitamente a impulsar un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre México y Brasil, el presidente electo, Enrique Peña Nieto, anunció la intención de tener un mayor acuerdo comercial entre ambas naciones, en consenso con los sectores involucrados.

El Mandatario electo mexicano se reunió ayer con integrantes de la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (FIESP), donde habló de lograr una mayor integración entre los dos países y destacar el papel que el gobierno brasileño ha logrado para ubicarse como referente en América Latina y el mundo.

En este tenor, Peña se pronunció por abrir mayores espacios, ya que la relación entre estas dos naciones -dijo- tiene un amplio potencial.

Ante los medios de comunicación de Brasil y México, Peña respondió a los cuestionamientos sobre la posibilidad de un TLC. Y es que en la administración del presidente Felipe Calderón hubo ese interés por impulsarlo.

Peña Nieto evitó hablar de un Tratado como tal, pero fijó una posición de apertura de mayor intercambio comercial, bajo el consenso de las partes y de los sectores participantes.

Acompañado por Luis Videgaray (coordinador de la Transición) e Ildefonso Guajardo (vicecoordinador de Política Económica), Peña no abundó en qué sectores podría haber mayor apertura comercial.

En tanto, el presidente de la FIESP, Paulo Skaf, coincidió en esa intención de lograr una mayor apertura comercial México-Brasil, y que incluso llegue a los 30,000 millones de dólares. La realidad, el camino para que esto ocurra, está dándose aquí, la venida del presidente Peña Nieto (…) demostrando esta disposición, este interés para que tengamos una mayor apertura (…) es parte de las soluciones .

REFORMA LABORAL Y A PEMEX

El Presidente electo mexicano habló, además, de su propuesta en materia energética. Cabe destacar que Brasil ha sido un referente para nuestro país en los últimos años en el tema, tras el éxito de su empresa Petrobras.

Peña recordó ante los medios que su propuesta es modernizar a Pemex, sin que ello signifique privatizar la paraestatal mexicana.

Finalmente, se pronunció por una reforma laboral que cuente con el consenso de los sindicatos del país.

[email protected]