La intensificación de las inspecciones laborales, en el marco de la emergencia Covid-19 —600 en 11 días— han ocasionado incertidumbre en diversos centros de trabajo, sobre todo en aquellos que abastecen a sectores esenciales, que sí pueden mantener sus operaciones al tener el carácter de esencial.

Entrevistados por separado Fernando Yllanes, representante de la Comisión de Seguridad Social de la Confederación de Cámaras Industriales, y Armando Guajardo, presidente de la Comisión Laboral de la Confederación Patronal de la República Mexicana, coincidieron en que la suspensión de actividades no prevé a quienes forman parte de la cadena de suministro, como podría ser el sector alimenticio “en donde se requieren latas o empaques; pero claro, el acuerdo que publicó la Secretaría de Salud no señala los empaques de, pero es una cosa de lógica elemental, ¿no?”, refirió Yllanes.

Hasta la fecha no existe, por parte de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, algún documento que brinde detalle de cuáles empresas deben continuar con sus operaciones, y lo primero que “debieron ser es más explícitos, si tú lo ves en otros países o aquí en la Ciudad de México no sacaron un listado de empresas y actividades que son complementarias de las anteriores que se les consideran esenciales, otra vez es un tema de certeza y aquí en este acuerdo está totalmente oscuro, bueno está claro las que son esenciales, pero las otras como la proveeduría de valor no lo están”, expuso Fernando Yllanes.

De acuerdo con Guajardo, hace un par de días sostuvieron una videoconferencia con el titular de Trabajo Digno de la Secretaría de Trabajo, Alejandro Salafranca, quien comentó que desde el 21 de abril iniciaron las inspecciones a las empresas consideradas como esenciales, cuyo objetivo es vigilar el cumplimiento de las medidas que se han ordenado.

No hay unificación de criterios

Las inspecciones no son lo mismo en el norte del país que en el centro; en las capitales o en la zona maquiladora o los clústeres industriales; “hay una total carencia de criterios para realizarlas; en algunas zonas, han resultado muy duras y no se centran sólo en la verificación que demuestre el cumplimiento de medidas sanitarias, sino en la búsqueda del paro total de actividades”, explicó Germán de la Garza de Vecchi, socio de la firma de abogados Mowat.

En entrevista detalló que en los últimos tres días “te puedo decir que he atendido a, por lo menos, 50 empresas que han recibido inspecciones. Y el primer tema con las inspecciones son justo los criterios de las inspecciones no son los mismos que se están utilizando en la Ciudad de México que en Chihuahua o Nuevo León. Sí se está definiendo el rigor de la interpretación de los acuerdos publicados por la Secretaría de Salud, particularmente respecto a la esencialidad de los trabajos, dependiendo de cómo les está yendo en sus respectivos estados”.

De la Garza de Vecchi comentó que “en el caso específico de Baja California se está viendo un tema muy complejo de contagios, ahí ya van varias empresas que son suspendidas, derivado de cuestiones de higiene en el trabajo”. En otros estados como por ejemplo Querétaro y los del Bajío, “está habiendo un poco más de tolerancia y se están enfocando más —a lo que yo creo— deberían de enfocarse, sobre el cumplimiento de las normas sanitarias. Por ello, es indispensable que verifiquen si su actividad es esencial o no, no es conveniente arriesgar”.

Toda empresa debe documentar a qué se dedica, definir su actividad y si son suministradores “y lo pueden acreditar con pedidos, facturas, cartas de clientes, todo con lo que puedan para demostrar que efectivamente están dentro de esta cadena de logística de determinada empresa”, explicó Guajardo.  El pasado 14 de abril, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell advirtió sobre el proceso de inspección que se llevaría a cabo para dar vista a las autoridades, tanto sanitarias como al Ministerio Público, para que se inicie un proceso de sanción, incluso se realice la clausura, para aquellas empresas que no paren sus actividades y sean consideradas como no esenciales.

pmartinez@eleconomista.com.mx