Rolls Royce aprovechó la celebración del BMW Fest, llevado a cabo en sus instalaciones de Spartanburg, Carolina del Sur, para el lanzamiento del modelo que faltaba para completar su línea de productos más exclusiva.

Se trata del Cullinan Black Badge, que continúa con esta famosa saga cuyo equipamiento tanto interior como exterior es más generoso caracterizándose por detalles en negro. Fue introducido en el Salón de Ginebra de 2016 y desde entonces se ha colocado como una línea que combina la elegancia de la marca con un espíritu rebelde definido por una estética atrevida.

Su equipamiento tanto interior como exterior es más generoso caracterizándose por detalles en negro. Foto: Cortesía.

El Cullinan Balck Badge tiene un motor 6.75 litros con 12 cilindros y una arquitectura en V con tecnología Twin Turbo con 600 caballos de potencia y un par motor de 900 NM. 

Se caracteriza por detalles en cromo oscurecido en la parrilla, molduras y en el Espíritu del Éxtasis, que por primera vez no está terminado en espejo brillante.

Detalles en cromo oscurecido en la parrilla. Foto: Cortesía.

Además los rines de 22” también con el estilo Black Edge, son un equipamiento reservado para esta versión.

El Rolls Royce Cullinan Black Edge será una de las estrellas del Salón de Los Ángeles a celebrarse a finales de noviembre.

Rolls Royce Cullinan Black Edge. Foto: Cortesía.