En nueve meses, la pandemia por el Covid-19 hizo evolucionar el comercio digital en México lo que, en condiciones normales le habría tomado dos o tres años, pero de ese tamaño son también los retos que plantea el no quedarse al margen de esta revolución, afirma Jorge Fernández Gallardo, director general de Ecomsur para el norte de Latinoamérica.

Uno de los mayores desafíos, apunta, es que las marcas construyan y fortalezcan sus propios canales de venta y, sobre todo, que apuesten a la omnicanalidad, lo que les permitirá no depender demasiado de los grandes marketplaces, como Amazon o Mercado Libre, para prosperar en el mundo digital.

“Estas plataformas son grandes aparadores que dan mucha visibilidad, pero los vendedores no tienen el completo control de sus datos y de la experiencia de compra que le quieren dar a sus consumidores”, dice Fernández Gallardo.

Sobre esto, recordó que Amazon enfrenta acusaciones en Estados Unidos y la Unión Europea por presuntamente copiar los productos de los vendedores que utilizan su plataforma, aprovechándose de los metadatos que posee sobre las ventas que se generan.

“Desde luego que hay que jugar con los marketplaces, pero estratégicamente. Nosotros recomendamos que un número sano ventas a través de estas plataformas no debería ser más de 20% el restante 80% debería ser a través de canales propios”, afirma.

Entender lo anterior, dice, es crucial en un escenario en el que las medidas de distanciamiento social han dejado al comercio en línea como un canal predilecto para el abastecimiento de los hogares. “El mercado venía creciendo 35%, en el 2020 se esperaba 30 por ciento. Este pronóstico se revisó con pandemia a 60%, pero yo creo que vamos a llegar a 100%”, apostó.

Ecomsur nació en Chile en el 2011 y en noviembre del año pasado se fusionó con la mexicana Ignite, que fundó Jorge Fernández Gallardo. Juntas, hoy abanderan el concepto de fullcommerce, mediante el cual ofrecen la tercerización parcial o total de tiendas en línea. Se trata de un desarrollo “llave en mano”, en donde Ecomsur puede encargarse del negocio “de punta a punta”, lo cual abarca el manejo de inventarios, experiencia de usuario, gestión logística, atención al cliente y hasta el marketing digital.

En México, la compañía tiene todo por crecer, pues se trata de uno de los países con mayor participación de plataformas de marketplace en el conjunto de ventas online. “Es una participación de 35%, una de las mayores en América Latina. En Chile, esa cuota es de apenas 8% y ha venido bajando. No han podido volver a las dos cifras”, comenta Rodrigo Cerda, director de Nuevos Negocios de Ecomsur para la región.

“Las marcas deben empezar a diferenciarse. El vendedor debería poder seleccionar qué productos se venden en el marketplace y cuáles en un canal exclusivo como parte de una experiencia de compra coherente”, afirma.

Además de Chile y México, Ecomsur opera también en Colombia, Perú, Argentina y Brasil y en la región trabaja con marcas como Coca-Cola, Swarovski, Puma, Samsung, Vans y Corona. Solo en México, tiene ya una clientela de unas 15 minoristas.

octavio.amador@eleconomista.mx