Los empresarios de los sectores manufactura, comercio y construcción continúan recuperando su confianza en la economía nacional, pero de manera muy modesta. Al mes de febrero del 2021 todavía el nivel de confianza empresarial se encuentra significativamente por debajo de los niveles prepandemia. 

En línea con la reactivación económica y el cambio de color en el semáforo epidemiológico, los empresarios del sector comercio modorraron un mayor optimismo respecto de otros sectores. Durante febrero, la confianza empresarial en este rubro recuperó 1.4 puntos en relación con enero, de acuerdo con cifras desestacionalizadas de la EMOE (Encuesta Mensual de Opinión Empresarial) del Inegi.

Por su parte, aunque con mayor modestia, los sectores de construcción y manufactura recuperaron 0.7 puntos en sus niveles de confianza empresarial. 

La persistencia de la pandemia Covid-19 y la recesión económica sumadas a las problemáticas en el proceso de vacunación continúan presionando la reapertura de actividades y la operación empresarial. Aunque en general el Índice de Confianza Empresarial en los tres sectores muestra avances, todavía algunos de sus componentes siguen en niveles históricamente bajos. 

La posibilidad de realizar inversiones en condiciones adecuadas es el componente con menor confianza: los empresarios del comercio ubicaron este rubro en 20.4 puntos de un umbral mínimo de 50; en la construcción y la manufactura se ubicó en 21.9 y 26.6 puntos respectivamente. 

Por su parte, el componente que evalúa la confianza en que la situación de la empresa será mejor el próximo año es el que muestra mayor optimismo por parte de los empresarios. Las empresas comerciales situaron un nivel de confianza de 65.3 puntos incluso por encima del umbral de 50. Por su parte, las empresas constructoras y las manufactureras registraron un nivel de 64.6 y 59.0 puntos respectivamente. 

La confianza empresarial ha sido uno de los indicadores macroeconómicos más presionados con la crisis y los cierres estrictos de las actividades económicas; sin embargo, con este resultado se suman ya nueve meses de recuperación moderada de la confianza de los empresarios después de haber tocada sus niveles mínimos registrados desde que existen cifras en abril y mayo del 2020.

Mejores expectativas para el dinamismo empresarial 

Aunque la confianza en la economía se mantiene moderada, los empresarios recuperan optimismo respecto de la actividad de sus unidades económicas. 

Las empresas manufactureras mejoraron sus expectativas sobre la producción, la demanda nacional de sus productos y la capacidad de planta utilizada; en febrero avanzaron 1.4, 0.5 y 0.3 puntos respectivamente en relación con enero. Por su parte, redujeron sus expectativas de dinamizar exportaciones y de incrementar el personal ocupado total.

En el sector de la construcción se mantienen mejoras en las proyecciones para el valor de las obras realizadas como principal contratista, el total de contratos realizados y el personal ocupado; los crecimientos mensuales fueron de 0.4, 0.3 y 0.1 puntos respectivamente. 

El comercio se muestra como el sector con mayor optimismo, las expectativas de mejorar las ventas netas crecieron 5.0 puntos en sólo un mes. También mejoró la proyección de extender el personal ocupado total con un avance 3.2 puntos y mejorar los ingresos por comisión o consignación con 0.9 puntos.