El director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, anunció un acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) y 42 entidades financieras que beneficiará a 361,701 personas para que los descuentos que se realizan para el pago de sus préstamos a cuenta de pensión o nómina tengan un diferimiento durante los meses de mayo, junio y julio.

Zoé Robledo explicó que el grupo que se beneficiará con este acuerdo son jubilados y pensionados, que en sí son parte de un grupo vulnerable, además, en el caso de los trabajadores del IMSS -más de 3,000- muchos de ellos son personal médico y enfermería que trabajan para salvar vidas.

“Creemos que es una forma de atenuar la parte económica de los retos tan grandes que tienen”, mencionó el director general.

En relación al acuerdo entre el IMSS y la Condusef, el director general del Seguro Social explicó que el Instituto hace la retención del pago del capital y de los intereses de estos préstamos. Es decir, las personas acuden a las entidades financieras y solicitan sus créditos, mientras que el IMSS hace la retención, ya sea sobre sueldo o pensión, para el pago del mismo.

Detalló que a partir de la reforma a la Ley del Seguro Social en 2012 para que pensionados, jubilados y trabajadores activos pudieran recibir créditos por parte de instituciones y entidades financieras, el IMSS contempló un universo de pensionados por la ley de 1973, 301,984 personas; 56,388 jubilados del IMSS y 3,329 trabajadores del Seguro Social.

El director general precisó que en el próximo pago que recibirán, se seguirá observando el descuento mensual del préstamo. Sin embargo, 24 horas después, recibirán un depósito por la misma cantidad descontada en la misma cuenta bancaria para el pago de su pensión, jubilación o nómina.

Zoé Robledo subrayó que este es un acuerdo solidario que no tendrá costos ocultos, intereses, multas, comisiones, recargos ni reportes en Buró de Crédito.