México no tiene que “engancharse” en una guerra comercial con Estados Unidos, a través de aranceles, debe apostar al libre comercio con el resto del mundo y volverse una operación de manufactura más global, que incluya fortalecer lazos con China, “esa es la siguiente apuesta para crecer”, aseveró Manuel Molano, director adjunto del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

“Sí Estados Unidos nos impone aranceles, ya no tiene sentido cuidar la espalda a un socio que te acuchilla por la espalda, cada vez que puede y quiere”, expresó.

En esta etapa de proteccionismo comercial “no debemos darnos un tiro en el pie”, con o sin Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), México debe comprar insumos de China, India o Bangladesh para producir autos, electrónicos, fármacos, hasta ropa, con menores costos, al eliminar barreras arancelarias a estos países, para luego exportar a Estados Unidos aún con arancel del 25 por ciento.

“Es importante que México tome una lógica de estar abierto al mundo, de manera que podamos leer los precios relativos en sectores y encontrar el verdadero yo sobre las ventajas comparativas”.

China subsidia acero, pero no lo comprábamos porque era mala onda con nuestro socio en Estados Unidos y nos parecía que esto comprometía la cadena de suministro de autos; en cambio, Trump nos impuso arancel al acero, cuestionó el especialista en competitividad.

erp