Más que rivales, los productores artesanales se han vuelto aliados de la gran industria cervecera, pues contribuyen a crear y fortalecer la cultura de la cerveza, lo que redunda en un consumo más extendido y beneficia a todo el mercado, opinaron productores.

El primer viernes de agosto se celebra el Día de la Cerveza y este 2017 es el tercer año que se festeja en México, y la llegada de la cerveza artesanal se ha convertido en un atractivo para nuevos consumidores porque hacen de cada cerveza una experiencia.

De acuerdo con el estudio La Cerveza Artesanal. Una experiencia multisensorial , elaborado por Deloitte, la cerveza artesanal es un sector emergente que durante la última década del siglo pasado ha iniciado esfuerzos por incluirlo en la oferta de este mercado. Sin embargo, fue hasta el 2011 cuando empezó a notarse un crecimiento sostenido; las ventas en hectrolitros crecieron 1,467% entre el 2011 y lo proyectado para el 2017, al pasar de 10,594 hectolitros a 166,069 hectolitros.

Maribel Quiroga, directora general de Cerveceros de México narró a El Economista que el día de la cerveza nació el 23 de abril de 1994 por el país germano para conmemorar la Ley de la Pureza 1516, donde se dictó que la bebida sólo debía tener cuatro ingredientes: agua, levadura, malta de cebada y lúpulo. Luego, en el 2007, los cerveceros de Estados Unidos decidieron establecer el día en el primer viernes de agosto.

En el 2016, nos consolidamos como el mayor exportador de cerveza del mundo con ventas por 2,814 millones de dólares, un alza de 10.7% frente al 2015, es decir, una de cada cinco cervezas exportadas en el mundo fue producida en tierra azteca. Por el momento, la cerveza artesanal continúa siendo una industria pequeña, ya alcanza 1% de los 105 millones de hectolitros producidos en el país, y se estima que hay 400 proyectos de micro cervecerías en el país, sólo 16 están afiliados a Cerveceros de México.

Los principales retos que se han encontrado estos empresarios ha sido contar con las instalaciones de alta salubridad y darse de alta en Hacienda, eso hace que muchos cerveceros no se animen a sumarse , compartió en entrevista Carlos Bencomo, encargado de cerveceros artesanales en Cerveceros de México y director general de la cervecería Cinco de Mayo.

Según la Asociación Cervecera de la República Mexicana (Acermex), en México existe una desproporción en la carga fiscal, la cerveza industrial paga de impuestos 3.50 pesos por litro y las artesanales 12 pesos por litro, según la ley del Impuesto Especial Sobre Productos y Servicios que grava a las cervezas con 26.5% del precio de venta. Para aligerarles la carga, y porque para Cuauhtémoc Moctezuma/ Heineken México la importancia es seguir estableciendo una cultura cervecera , Max Félix, sénior de Especialidades en la compañía, expresó a este diario que hace unos meses firmaron un convenio con Primus, en el que ellos les ayudan a distribuir sus marcas, dejando que ellos sean independientes para que sigan con su producto como hasta ahora.

Otra de las barreras de crecimiento para los artesanales es su costo, que es mayor al de las comerciales; sin embargo, Bencomo indicó que los artesanos todavía no están en un tema de competencia entre cerveceras, lo que interesa es que la categoría crezca, la principal competencia son los mezcales y las copas de vino, tal como lo señala el estudio de Deloitte, están íntimamente relacionados con el mercado gourmet, un área de alta expansión.

[email protected]