Ana María Reséndiz Mora, Alejandro Faya Rodríguez y José Eduardo Mendoza Contreras, comisionados de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), quienes aspiran a presidir el órgano autónomo, comparecieron ante la Comisión de Economía del Senado de la República.

Durante la reunión virtual ante la comisión de trabajo senatorial que preside Gustavo Madero (PAN), los tres autonombrados candidatos a la presidencia de la Cofece se manifestaron a favor de fortalecer la autonomía del órgano regulador y en contra de su desaparición o fusión.

Reséndiz Mora aseguró ser la candidata idónea porque la posición exige que el funcionario que presida cuente con reputación intachable y gran sentido de responsabilidad con el pueblo de México.

“La labor del comisionado presidente es de gran trascendencia ya que entre otras cuestiones funge como representante de la comisión y es el encargado de dirigir y administrar los recursos humanos, financieros y materiales e informar al pleno sobre la marcha de la administración”.

La Cofece como garante de la libre competencia y concurrencia, completó, funge como la institución vital para permitir y asegurar el libre y equitativo desarrollo de los mercados en beneficio del consumidor.

Faya Rodríguez reconoció que a veces la Cofece no logra los resultados que quisiera porque “las resistencias son fuertes, la economía arrastra problemas estructurales y existen privilegios que son muy difíciles de erradicar.

“Los infractores se vuelven cada vez más sofisticados para encubrir sus ilícitos, el sistema jurídico-judicial sigue siendo algo inflexible… pero todo esto me anima a seguir luchando por la causa y qué mejor hacerlo desde la autoridad del que tiene que estar al frente”.

La Cofece, dijo, es una aliada en la lucha contra la corrupción porque hace que las empresas en lugar de torcer o contaminar decisiones públicas o invertir recursos para defender cotos de poder o barreras que las benefician, tienen que ganarse su lugar en el mercado por méritos propios.

En su opinión, la autonomía de la Cofece no implica aislacionismo, sino, por el contrario, exige mayor nivel de cooperación. “La política de competencia debe visualizarse como de Estado”.

Quien asuma el liderazgo de la Cofece tiene que defenderla, estableció; “puedo decir, con responsabilidad, que estoy dispuesto a asumir el reto”.

Mendoza Contreras destacó la importancia de contar con una Cofece como instrumento del Estado para atemperar los excesos del mercado y así proteger los derechos humanos, económicos y sociales de la población.

Cualquiera que sea la decisión del Senado, afirmó, la Cofece contará con una comisionada comisionado presidente altamente calificado.

En respuesta a la senadora Alejandra Reynoso (PAN), explicó que se requiere un regulador especializado que no haga de todo.

“La autonomía se hace necesaria porque necesitamos un grado más de libertad técnica para decidir sobre aspectos técnicos, reduciendo al máximo la posibilidad de intervención política en las decisiones”.

Destacó la importancia de contar con una Cofece como instrumento del Estado para atemperar los excesos del mercado y así proteger los derechos humanos, económicos y sociales de la población.

rolando.ramos@eleconomista.mx