Frente a la emergencia sanitaria y económica, el sector privado demanda al gobierno federal no implementar nuevas regulaciones, como la NOM-05 referente al etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas, pues este cambio implica inversiones millonarias a las empresas, cuando se enfrentan a un periodo de contingencia.

La Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), que encabeza Enoch Castellanos, alertó que esta medida de cambio de etiquetado “implicaría un alto impacto en costos y recursos con los que no contamos en estos momentos”.

A través de una misiva al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, la secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín; el secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela, y los industriales “solicitamos atentamente que, ante la emergencia actual, de impacto económico y social aún desconocido, no se publique esta NOM 051 en estas circunstancias”.

El pasado viernes, el gobierno morenista publicó en el Diario Oficial de la Federación el decreto para que las empresas de alimentos industrializados realicen cambios de etiquetas, con el fin de informar a la población sobre los contenidos calóricos, azúcares y grasa a la población.

La regulación en los alimentos entrará en vigor el próximo 1 de octubre, lo que obliga a las empresas a realizar inversiones para cambiar sus presentaciones, en donde deberán desaparecer imágenes de personajes animados e incluir octágonos negros informativos estampados en los productos.

Tan sólo la Cámara Nacional de la Industria de Conservas Alimenticias (Canainca) estimó que deberán invertir 6,000 millones de pesos para iniciar el proceso de cambio en la etiqueta en productos como galletas, refrescos y frituras. Además del costo de la propiedad intelectual. “Ante la inminente publicación de la NOM-05, hacemos un llamado para no implementar regulaciones que tendrían un impacto económico negativo en el sector empresarial. La implementación de esta norma implica inversiones millonarias que deberán realizar las empresas de nuestro país para cumplir con dicha regulación en plazos que son inviables en medio de una pandemia que nos ha forzado a tomar medidas extraordinarias para superarla”, resaltó la Canacintra.

Los industriales explicaron que en México y el mundo se viven momentos sin precedentes, cuya emergencia a nivel global obliga a replantearse muchas estrategias, debido a que las condiciones están cambiando constantemente y anticipamos una situación económica desfavorable.

La norma se divide en tres fases: en la primera, que va del 1 de octubre del presente año al 30 de septiembre del 2023, serán señalados los productos con más de 275 kilocalorías en presentaciones sólidas de más de 100 gramos o líquidos en el mismo gramaje con contenido energético mayor a 70 kilocalorías y mayor a 10 kilocalorías de azucares libres. La segunda fase con una duración de dos años, donde los productos con contenido mayor a 1 mg de sodio por kilocaloría o 300 mg de bebidas in calorías con 45 mg de sodio.

Y la tercera fase que dará inicio a partir del 1 de octubre del 2025.

[email protected]