Los flujos de Inversión Extranjera Directa (IED) global continuaron su caída en 2018, descendiendo 13%, a 1.3 billones desde los 1.5 billones revisados en 2017, según el Informe Mundial de Inversiones 2019, difundido este miércoles por la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD, por su sigla en inglés).

El descenso, la tercera caída consecutiva de la IED, se debió principalmente a grandes repatriaciones de ganancias extranjeras acumuladas por parte de empresas multinacionales de Estados Unidos en los primeros dos trimestres de 2018, luego de las reformas fiscales introducidas a fines de 2017, y una compensación insuficiente por las tendencias al alza en la segunda mitad del año.

La caída se produjo a pesar de un aumento del 18% en las fusiones y adquisiciones transfronterizas (de 694,000 millones de dólares en 2017 a 816,000 millones de dólares en 2018).

También la tendencia negativa contrasta con un aumento del 41% en los valores anunciados de inversión en nuevas instalaciones (de 698,000 millones a 981,000 millones de dólares).

Mientras los flujos de IED disminuyeron considerablemente en los países desarrollados y en las economías en transición, los correspondientes a los países en desarrollo se mantuvieron estables, aumentando 2 por ciento.

Como resultado, las economías en desarrollo representaron una proporción creciente de la IED mundial, con 54%, desde el 46% en 2017.

Las repatriaciones de las ganancias extranjeras de las multinacionales de Estados Unidos disminuyeron en la segunda mitad de 2018.

erp