La Comisión Federal de Electricidad (CFE) puso a disposición del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) para el despacho de energía una capacidad de 30,000 megawatts por hora para mitigar la falta de gas natural que llega desde Estados Unidos y que por las bajas temperaturas llegó a una restricción de hasta 61% de los envíos el pasado martes, lo que equivale a un volumen de energía de 75% de la demanda máxima promedio nacional de electricidad, lo que según el gobierno federal permitirá reducir al máximo los cortes programados de energía, que de hecho no se han anunciado a lo largo del jueves, luego de que el lunes se dejó sin suministro por algunas horas a 13% de los usuarios del país.

El director general de la empresa estatal eléctrica, Manuel Bartlett, reveló que la emergencia climática en Estados Unidos, particularmente en Texas de donde México importa 95% del gas que compra al exterior, provocó recortes en el suministro del hidrocarburo que se elevaron a 61% del volumen solicitado por México el martes pasado, sacando de operación a 15 centrales de generación eléctrica que operan mediante ciclos combinados basados en tecnología termoeléctrica a gas natural.  

En la conferencia matutina en Palacio Nacional, el titular de la estatal explicó que aunque desde el domingo llegaron a los puertos de Altamira, Tamaulipas y Manzanillo, Colima, cuatro barcos para estacionarse y comenzar a inyectar gas natural licuado al sistema nacional de ductos, el miércoles se mantuvo en 45% el corte en el suministro de gas por ducto desde Estados Unidos, nivel apenas por debajo de la afectación de 48% del suministro que el lunes produjo el desbalance por falta de generación con que se desconectó durante algunas horas a 13% de los usuarios de la CFE.   

De un total de 15 centrales afectadas el lunes y el martes, continuaron en paro operativo nueve centrales el miércoles, expuso Bartlett. Los precios spot del gas de Texas continuaron en 400 dólares por millar de BTU en el caso del índice HSC, mientras que el de Waha promedió 208 dólares por millar de BTU y el OneOk aumentó hasta 944 dólares por millar de BTU.  

El titular de la CFE arremetió de nueva cuenta contra la política energética que en las últimas administraciones provocó la alta dependencia que hoy se tiene del gas natural estadounidense.  

Bartlett acusó también al sistema legal que “resultado de la reforma energética, CFE está impedida para invertir en almacenamiento, únicamente puede contratarla”.

karol.garcia@eleconomista.mx