El negocio de la TV abierta enfrenta la competencia de nuevos jugadores y nuevas plataformas, que obliga a los empresarios a redefinir estrategias, y el relevo en la dirección general de Televisa se da en un momento decisivo para la empresa, tras cambios relevantes en su plataforma de contenidos y el entorno operativo para los negocios de cable y Sky.

De acuerdo con Intercam Casa de Bolsa, en su plataforma de contenidos, Televisa atraviesa la consolidación de sus nuevos formatos, tras cambios en su programación y en el esquema de precios de su publicidad. Además, ya opera con la competencia de Imagen TV; y sigue pendiente ver si la empresa buscará expandir su presencia en el mercado hispano de Estados Unidos con un aumento en su porcentaje accionario en Univision, esto último tras recibir aprobación por parte de la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos desde el 7 de septiembre del 2016.

En el negocio de cable y Sky, dijo, los cambios también han sido profundos. A Televisa se le ha declarado como un agente con poder sustancial en el mercado de TV de paga, y está pendiente la regulación asimétrica correspondiente.

“Con estos cambios tan importantes para los negocios de Televisa, lo que se necesita es tener continuidad. Personas que, a pesar de la salida de Emilio, conozcan lo que está sucediendo y puedan reaccionar rápidamente al entorno”, expuso.

Jorge Bravo, especialista en telecomunicaciones, calificó como positivo el movimiento administrativo. “Es una época donde Televisa enfrenta retos muy grandes, de competencia con diversas con plataformas en Internet y de regulación. Es un buen momento para buscar oportunidades de negocio y para diversificarse”.

En el caso de TV Azteca, ésta inició con las reestructuras administrativas. En octubre del 2015, hizo movimientos administrativos y de producción encaminados a mejorar su oferta; la televisora anunció como nuevo director general a Benjamín Salinas Sada, hijo de Ricardo Salinas Pliego, fundador de Grupo Salinas.

Ambos grupos están fuera del negocio de telefonía móvil, a pesar del auge en dicho mercado. En tanto, mientras Televisa apostó por su propio OTT, a través de Blim, TV Azteca ha dicho que no está en sus planes.