El Buen Fin 2020 impulsó la comercialización de vehículos ligeros en México durante noviembre, al permitir el crecimiento de 13.3% respecto a octubre pasado; no obstante, el onceavo mostró la mayor caída desde hace 25 años, destacó la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

No obstante, los concesionarios reportaron una caída de 23.5% durante noviembre del presente año respecto a igual mes del 2019, al vender 95,485 vehículos contra los 124,792 autos del onceavo mes del año pasado.

De acuerdo con el reporte del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi), la industria automotriz dejó de vender 29,307 unidades en enero respecto al mismo mes del año pasado.

En las cifras acumuladas de enero a noviembre, la industria ha comercializado 843,986 vehículos ligeros, lo que representa una caída del 28.91% respecto al año pasado.

Con ello “se confirma la tendencia del mercado interno de vehículos ligeros: recuperación sostenida pero lenta”, afirmó Guillermo Rosales, director de la AMDA. Para el cierre del año, los distribuidores esperan vender 945,698 autos ligeros, 28.2% menos que el 2019, refirió Rosales.

Si bien es cierto que las ventas de noviembre incrementaron 13.3% en comparación con octubre, dijo Rosales, “hay que ubicar la perspectiva de marcada estacionalidad del mercado automotor”, ya que el Buen Fin enmarcó el inicio de la temporada de mayores ventas en el año, que representan casi el 20% del total anual.

lilia.gonzalez@eleconomista.mx