Mérida, Yucatán. Tras 16 años de vigencia, el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre México y Bolivia quedó sin efectos el viernes, lo que implica una mayor incertidumbre para los exportadores e inversionistas mexicanos y un retroceso en el proceso de integración en América Latina.

Sin ese TLC, los principales afectados serán las empresas mexicanas establecidas en Bolivia, entre ellas Telmex, Telcel, Bimbo, Maseca, Grupo Elektra y Envases Universales, las que en conjunto han invertido 96 millones de dólares.

El gobierno de Bolivia decidió salirse del TLC en virtud de que los capítulos relacionados con inversión, servicios, propiedad intelectual y compras de gobierno fueron identificados por ese país como temas incompatibles con su nueva Constitución, que entró en vigor en febrero del 2009.

La protección de los derechos de propiedad intelectual y el comercio de servicios estarán regulados por las reglas de la OMC.

Al dejar de funcionar el tratado, las inversiones mexicanas quedarán sujetas a la legislación y a tribunales de Bolivia, sin poder recurrir a paneles internacionales y una desprotección similar ocurrirá para las compras de gobierno.

En el comercio de mercancías, los exportadores mexicanos dejaron de contar con un mecanismo de solución de controversias, aunque se espera constituir uno nuevo después de que entre en vigor este lunes el Acuerdo de Complementación Económica (ACE 66) entre los dos países.

TLC no, acuerdo sí

Beatriz Leycegui, subsecretaria de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, informó que el nuevo ACE entre México y Bolivia sería publicado hoy y no tendría cambio alguno con respecto al tratamiento arancelario pactado en el TLC.

Aquel empresario que quiera invertir en Bolivia lo pensará dos veces antes de hacerlo , dijo Leycegui, al participar en el XVII Congreso de Comercio Exterior.

A partir de que Venezuela dejó sin efectos otro TLC con México en el 2006, el gobierno de ese país ha expropiado a las subsidiarias mexicanas de Cemex, en abril del 2008, y de Gruma, en mayo del 2010.

Empresas

rmorales@eleconomista.com.mx