La australiana BHP Billiton y Petróleos Mexicanos (Pemex) invertirán casi 600 millones de dólares adicionales en la caracterización de los recursos hidrocarburos del campo Trión, que es el contrato de farmout en aguas profundas más grande que se ha otorgado en el país. Sin embargo, tienen la posibilidad de aplazar de marzo de 2021 a diciembre de 2022 el arranque del desarrollo de este campo.

En la 14 sesión ordinaria del órgano de gobierno de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) se aprobó una modificación para el plan de evaluación para este contrato ubicado en la provincia petrolera de Cinturón Plegado Perdido. Con ello se elevará de 114.020 millones de dólares a 710.34 millones de dólares la inversión destinada al campo para la evaluación de los recursos.

Lo anterior, detallaron, se debe a que los recursos que Pemex caracterizó hace ocho años resultaban comercialmente viables en un entorno de precios muy diferente, cuando el precio internacional del petróleo oscilaba los 90 dólares por barril. En el nuevo plan, BHP Billiton, que funge como operador del campo, realizará más trabajos de los programados originalmente, realizando estudios sísmicos para obtener redundancia en la información ya obtenida sobre el campo.

El área contractual se ubica a 130 kilómetros de Matamoros, con una superficie de 1,285 kilómetros cuadrados y un tirante de agua de entre 990 y 2,400 metros.

El descubrimiento por parte de Pemex se realizó en diciembre de 2012 y posteriormente se delimitaron recursos y certificaron reservas totales (3P) con la validación de un tercero especializado de 485 millones de barriles de petróleo crudo equivalente mediante dos pozos delimitadores a partir de enero de 2014.

Los trabajos están en la fase final de delimitación y evaluación del área rumbo al desarrollo del campo. El programa de evaluación culmina en el 1 de marzo del próximo año, con lo que BHP Billiton pretende ampliar este periodo hasta finales del 2022 para así comenzar el desarrollo del campo. Con esto, se comenzaría la procura de equipos que tardan hasta 24 meses en adquirirse.

Desde agosto de 2017 hasta julio de 2020, se han invertido 352.483 millones de dólares en el campo, en actividades de evaluación con un costo de 268.561 millones de dólares además de 83.922 millones de dólares en las actividades de exploración, que son principalmente cuotas por kilómetro cuadrado que se deben pagar al Estado mexicano.

Hasta el momento solicitaron una prórroga de año y medio a la evaluación del campo, la que fue desechada porque no contenía los elementos necesarios al no acreditar que las causas que motivaban su solicitud de prórroga no eran imputables al operador, pero se aclaró que se dejaron a salvo los derechos del contratista para solicitar una nueva prórroga. De esta forma, si llegan a marzo del 2021 sin haber recibido la extensión a la etapa de evaluación, podrán presentar información sobre los recursos del campo y también la declaratoria de comercialidad para arrancar el desarrollo. Si reciben la prórroga, comenzarán a extraer crudo a finales del 2022.

Para ganar este contrato, BHP otorgó a Pemex un bono en efectivo de 624 millones de dólares. Petróleos Mexicanos Exploración y Producción tiene 40% de participación en este proyecto.

karol.garcia@eleconomista.mx