Petróleos Mexicanos (Pemex) anunció que el primero de dos tramos del gasoducto Los Ramones, diseñado para ampliar la capacidad de transporte de gas natural en el país, entrará en operaciones el 1 de diciembre del 2014, con lo que se adelantará por lo menos tres meses.

Los Ramones, uno de los seis gasoductos del proyecto de la Estrategia de Suministro de Gas Natural, cuyos avances y modificaciones fueron dados a conocer al Consejo de Administración de Pemex la semana pasada, se dividirá en dos fases y la primera correrá de la frontera norte de Tamaulipas a Los Ramones, Nuevo León.

El objetivo de estas modificaciones en los planes por parte del Consejo de Administración de Pemex es reducir los plazos y agilizar la construcción de este proyecto tan urgente para mejorar el entorno de suministro de gas que se tiene hoy en día en el país , explicó Fluvio Ruiz, consejero profesional de Pemex a El Economista.

Los Ramones es un sistema de ductos de una longitud de poco más de 1,000 kilómetros que pasará por cuatro entidades: Tamaulipas, Aguascalientes, Querétaro y Guanajuato. La red incorporará tubos con diámetros de 48, 42 y 24 pulgadas y contará con cinco estaciones de compresión. Con esta infraestructura se lograría satisfacer 17% de la demanda de gas de la zona centro-occidente.

La Fase I será desarrollada por la empresa TAG Pipelines, mientras que la firma Gasoductos de Chihuahua y sus filiales adquirirán acciones de TAG –filial de Pemex Gas- en sustitución de los actuales accionistas MGI Enterprises y MGI Supply, que finalmente saldrán del proyecto.

En tanto, la Fase II del proyecto se realizará mediante el esquema de licitación pública para la construcción del tramo que correrá desde Los Ramones hasta Apaseo el Alto, Guanajuato.

Pemex detalló que no se han realizado obras de infraestructura energética de la magnitud del proyecto Los Ramones desde hace más de 50 años. El costo estimado del proyecto en total asciende a 3,000 millones de dólares.

El proyecto Los Ramones constituye un parteaguas en el sector energético, como parte esencial de una estrategia que busca solucionar los retos urgentes que en materia de abasto de gas natural enfrenta el país, además de que contribuirá a un suministro eficiente y a precios competitivos del combustible , refirió la paraestatal en un comunicado.

Cabe recordar que al finalizar el 2011, el gobierno federal anunció el proyecto de construcción de gasoductos que atraería inversiones por 10,000 millones de dólares con el objetivo de detonar la industria en diversas regiones, ampliar la infraestructura para importar desde Estados Unidos y preparar las condiciones para la explotación del gas shale, ante las condiciones de desabasto que sufre la industria con alertas críticas permanentes para reducir sus consumos.

kgarcia@eleconomista.com.mx