El gobierno estadounidense emitió finalmente la licencia para que la filial de Petróleos Mexicanos (Pemex) Comercio Internacional (PMI) importe a partir de octubre y durante un año hasta 75,000 barriles diarios de crudo ligero (equivalente a 3.3% de la producción nacional), operación que costará aproximadamente 180 millones de dólares a México.

Este volumen de petróleo servirá para dar más eficiencia al sistema de refinación nacional, a cambio del mismo volumen de crudo pesado que el vecino del norte usará para las refinerías de alta conversión de la costa norte del Golfo de México en Estados Unidos.

En agosto pasado, la dirección general de Exploración y Explotación de Hidrocarburos de la Secretaría de Energía reconoció que, dado que el crudo ligero es más caro que el pesado, México pagará el diferencial al vecino del norte.

De acuerdo con el Sistema de Información Energética de la Secretaría de Energía, el precio de exportación a Estados Unidos del crudo ligero tipo Istmo (de alrededor de 33 grados según la nomenclatura del American Petroleum Institute, API) fue de 63.43 dólares por barril en junio; en tanto, el de tipo Maya, pesado (de alrededor de 22 grados API) se exportó a un precio de 56.73 dólares por barril.

Diferencial a ajustar

Por lo tanto, en el intercambio de petróleo que se propone para mejorar la eficiencia del sistema nacional de refinación, Pemex estará pagando una diferencia de 6.7 dólares por barril y dado que se acordó intercambiar 75,000 barriles por día, Pemex desembolsará diariamente medio millón de dólares por el intercambio.

En total, la estatal pagará aproximadamente 180 millones de dólares por el crudo estadounidense a lo largo del año por este convenio, con base en las cotizaciones actuales.

La utilización de estos crudos ligeros en refinerías mexicanas permitirá reducir la producción de combustóleo y favorecer la obtención de combustibles de mayor valor y calidad como las gasolinas y diésel, que contienen un menor contenido de azufre, lo cual generará mayores márgenes económicos para Petróleos Mexicanos, explicó la empresa productiva del Estado.

A mediados del 2014, Pemex, a través de PMI, presentó al Departamento de Comercio de Estados Unidos dicha propuesta de intercambio con el objetivo de optimizar la operación de las refinerías del país y maximizar el valor de las exportaciones de crudo mexicano. Entonces, el intercambio estaba previsto en 100,000 barriles por día.

Para Estados Unidos, la exportación de los 75,000 barriles de crudo será la primera venta externa del hidrocarburo que realice el país en más de 30 años debido a que por ley, éste no puede ser exportado desde territorio estadounidense a raíz de una regulación impuesta en los años setenta debido a la crisis petrolera que amenazó el abasto durante esa década.

[email protected]