En el marco de un positivo balance global de los resultados del 2018 y las perspectivas para este ejercicio, el presidente de Latam Airlines, Ignacio Cueto, manifestó su alerta en relación a la situación general de Argentina, mercado en el cual anunciaron la semana pasada la reestructuración de su área de Gestión Comercial, que implicó el traslado de parte de sus tareas a la matriz en Santiago.

“Sin duda, Argentina es una gran preocupación, por su economía, por su tipo de cambio y por la vulnerabilidad política que pueda tener en un año de elecciones”, afirmó el directivo.

Junto al cuidado con el que observan esa coyuntura, Cueto destacó el alto nivel de costos que enfrenta la compañía y que convierte sus operaciones en las “más caras que tenemos en el mundo”, punto en el cual hizo énfasis en la incidencia de factores estructurales como la legislación laboral y el modelo de contratos en ese país. “Ojalá podamos seguir creciendo, pero necesitamos condiciones favorables y no que sea la economía más cara. Creo que debemos hacer grandes esfuerzos y conversar con la autoridad para tener un país mucho más competitivo”, aseveró Cueto tras la junta ordinaria de accionistas de la firma.

En este marco, el directivo precisó que el reordenamiento del área comercial de la empresa en Argentina —que implicó acciones como la oferta a un grupo de 26 empleados de trasladarse a Santiago o el retiro voluntario— y los ajustes aplicados en algunas rutas específicas en ese país no implican “grandes cambios o que la compañía se achique, ni mucho menos”.

“Vamos a seguir siendo una compañía eminentemente argentina. Todos los trabajadores que hay allá son argentinos y va a seguir siendo así, y todo lo que podamos hacer va a ayudar a crecer a la empresa, que tenga una estabilidad laboral importante”, expresó Cueto sobre las operaciones en ese país trasandino, en el cual tiene unos 2,400 empleados.

En términos del escenario latinoamericano para este año, el directivo señaló que “la región continúa vulnerable”, con un entorno “difícil, con altos precios de combustible y una alta competitividad con empresas low cost que están en la mayoría de los países en los cuales operamos, lo cual llegó para quedarse. Por lo tanto, las compañías aéreas tenemos que continuar haciendo esfuerzos en reestructurarnos y ser capaces de competir”.

Situación en Brasil

Consultado por las perspectivas de Brasil para este año, con expectativas de crecimiento que bordea 1%, Cueto dijo que “todavía estamos esperando que esta importante economía se fortalezca, y tenemos confianza en que el equipo político económico tiene todas las capacidades para llevar esto a cabo”.

En cuanto a la participación en el proceso de activos de Avianca Brasil, programado para el 7 de mayo próximo —en el que Latam manifestó por una de las siete unidades (que contiene 22 pares de slots en tres de los principales aeropuertos de ese país) con un piso mínimo de 70 millones de dólares— Cueto no descartó ampliar esa oferta: “Tenemos un compromiso de participar en una unidad productiva, aunque puede ser más de una y veremos si hay más de acuerdo a cómo se dan las condiciones”.

Inversiones

Latam Airlines definió un plan de inversiones en torno a 1,640 millones de dólares, de los cuales 540 millones corresponden a recursos destinados a la flota y 1,100 a líneas de trabajo en otras áreas, como proyectos en las áreas de digitalización y de automatización y, especialmente, al programa de mejoramiento de las cabinas.

Para este último ítem, la compañía destinará recursos por 400 millones de dólares en los próximos dos años, y tiene entre sus prioridades fortalecer la oferta “para los hombres de negocios y dirección en la que queremos seguir avanzando. Ya salieron dos aviones que están en Perú y así seguiremos avanzando para que dos tercios de nuestra flota sean mejores con la mejor tecnología”.