Tras 10 meses de análisis que se volcaron en una resolución de más de 200 páginas, la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) aprobó el viernes la fusión de Telecom y Cablevisión. Se trata de la mayor operación de este tipo en la historia Argentina, que da nacimiento a la tercera compañía del país por nivel de facturación, tras Mercado Libre y YPF.

La megafusión, que había sido anunciada exactamente hace un año, consiste técnicamente en la absorción de Cablevisión (del grupo Clarín), por parte de Telecom (del grupo Fintech). La nueva empresa pasa a llamarse Telecom, aunque Cablevisión es la controlante, y su actividad principal será brindar servicios de cuádruple play: telefonía fija y móvil, internet y televisión.

Al anunciar la resolución, la CNDC destacó en un comunicado que la misma “impone obligaciones y realiza recomendaciones en cuatro planos: desinversión, ofertas comerciales, disponibilidad de la red y espectro”.

De este modo, Telecom-Cablevisión deberá vender su servicio de banda ancha fija bajo la marca Arnet en 28 localidades de las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Misiones. El comprador es la firma Valentini, una pyme familiar proveedora de Internet con base en Coronel Pringles y operaciones en varias localidades de la Patagonia bajo la marca Universo.net.

Si bien no trascendió el monto de la transacción (ya aprobada por la CNDC), el negocio que adquiere Valentini tiene 144,000 clientes y una facturación anual 500 millones. A cambio, Telecom conserva las operaciones bajo la marca Fibertel, que posee una infraestructura más moderna y brinda mayor velocidad de conexión.

Problemas de competencia

En los considerandos de esta resolución se explica que “la fusión habría generado problemas de competencia en localidades donde Cablevisión y Telecom eran las únicas empresas con despliegue de red fija” y que “por esa razón, la empresa fusionada debe desprenderse de cerca de 144,000 clientes (lo que representa 9% del total de la cartera de Arnet)”. El proceso de certificación de la cartera de clientes transferidos fue realizado por la consultora Deloitte.

Por otra parte, Telecom deberá proveer servicios mayoristas de internet para que otros operadores competidores puedan prestar este servicio a nivel residencial, a un precio “de mercado”. De esta forma, se elimina la barrera de entrada que representaba la obligación de realizar un tendido de red propia para poder comercializar el servicio.

Además, la CNDC obliga a Telecom a devolver hasta 80 Mhz de espectro, “para permitir una competencia equilibrada entre los actores”. El espectro devuelto podrá ser nuevamente licitado por el Estado.

Pese a que la nueva megaempresa podrá brindar cuádruple play, no podrá ofrecer servicios paquetizados hasta comienzos o mediados del 2019, según las zonas del país. Esto lo hace para “evitar las ventajas de ser el primer operador en ofrecer el servicio y brindar a sus competidores más tiempo para invertir o asociarse a fin de proveer servicios convergentes”, enfatizó la CNDC en su comunicado.

Participaciones

Según el acuerdo inicial, Cablevisión Holding, el accionista controlante de Cablevisión, y Fintech Media, su accionista minoritario, “recibirían una participación directa e indirecta total en Telecom Argentina (cuyo principal accionista indirecto es Fintech Telecom LLC) equivalente a 55% de su capital, luego de considerar el aumento de capital social” previsto, mientras que “los accionistas actuales de Telecom Argentina retendrán 45% restante del capital social por efecto de la fusión”.