El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que en México existen condiciones inmejorables para convertirse en una potencia económica y elevar el crecimiento anual de 2 a 4%, que es la meta que se fijó para este sexenio.

Convocó a los sectores privado y social a trabajar de manera conjunta para conseguir este desarrollo, impulsando a las regiones más atrasadas y participando en los proyectos prioritarios de la Administración Pública Federal.

Al encabezar la presentación del Consejo para el Fomento a la Inversión, el Empleo y el Crecimiento Económico, destacó que este órgano es “para sumar esfuerzos, voluntades, y recursos; tenemos que impulsar el desarrollo regional y dar a conocer los planes del gobierno para ponernos de acuerdo y ver cómo nos complementamos, como nos asociamos, los sectores público, privado y social.

En el acto que se realizó en el Salón Tesorería de Palacio Nacional, López Obrador puntualizó que existen muchos campos para la inversión privada, nacional y extranjera: “Tenemos proyectos en los que podemos trabajar de manera conjunta, como el Tren Maya y el desarrollo del Istmo de Tehuantepec”.

Agregó que el gobierno de México también trabaja por reactivar la industria petrolera y destacó que en ese esfuerzo es necesaria la participación de la Iniciativa Privada.

El mandatario agradeció la participación del sector privado que contribuyó a llevar adelante la decisión de construir dos pistas en la Base Militar de Santa Lucía y modernizar el Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México tras la cancelación del proyecto en el Lago de Texcoco.

Explicó que existe un desbalance, ya que mientras regiones como el Bajío, norte y centro del país han presentado tasas de crecimiento aceptables, sur-sureste no ha crecido, con excepción de Quintana Roo.

El encargado de coordinar este consejo, el jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, destacó que la visión actual se contrapone a los experimentos neoliberales del pasado y propone una mayor integración de las cadenas de valor para fortalecer el mercado interno.

Además, dijo, de una sólida política industrial, que no siempre ha sido tomada en cuenta en los gobiernos de México, así como una inserción justa y equilibrada con el comercio exterior: “Se trata de generar riqueza para el país y hacer que llegue a todos”, especialmente a los más pobres.

Romo Garza puntualizó que “nuestro empeño es convertir a México en un paraíso de la inversión y en un país competitivo, y para lograrlo es necesario hacer converger al sector público, al sector privado y al sector social en un esfuerzo coordinado para trabajar en el desarrollo nacional”.