México y la Unión Europea pactaron el sábado “un acuerdo en principio” con el que 99% de los productos comercializados entre sí quedará libre de aranceles en el marco del Tratado de Libre Comercio entre ambos (TLCUEM). Actualmente 97.1% de los productos en el comercio bilateral no paga aranceles, incluidos 99.8% de los bienes industriales y 73.6% de los bienes agropecuarios.

Con el nuevo TLCUEM, para 98% de los bienes no habrá derechos desde el momento en que el acuerdo entre en vigencia. Para los demás artículos, los aranceles se eliminarán a lo largo del tiempo o por un monto limitado definido como cuota. Esto incluye las exportaciones de lácteos y carne de la Unión Europea y México.  El acuerdo en principio implica que ambas partes lograron un consenso en los temas más controversiales y que los negociadores continuarán su trabajo para abordar todas las cuestiones técnicas restantes y para producir un texto final.

“Necesitaba ser (el pacto comercial) más ambicioso en el sector agrícola, necesitaba ser más ambicioso en servicios, necesitaba ser más ambicioso en muchos de los elementos que al final conseguimos acordar después de dos años de trabajo”, dijo Ildefonso Guajardo, secretario de Economía. Detalló que el acuerdo le otorgará a México un mejor acceso para productos que incluyen jugo de naranja, atún, espárragos, miel y albúmina de clara de huevo, así como un “acceso equitativo” para los productos cárnicos.

México eliminará sus aranceles altos en productos alimentarios clave de la UE, como la pasta, el chocolate y la confitería, quesos azules, manzanas y duraznos en conserva, entre otros. Para otras mercancías, el acuerdo ofrecerá a los exportadores de la Unión Europea un nuevo y significativo acceso al mercado mexicano, por ejemplo: un cupo anual libre de arancel para la leche en polvo por 50,000 toneladas, un producto por el que pagan hoy día una tarifa de hasta 50 por ciento.

[email protected]