El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que no tiene ningún plan para construir plantas que produzcan energía a base de carbón o combustóleo.

“Nosotros no tenemos ningún plan para construir plantas que produzcan energía ni con carbón ni con combustóleo. Es más, estamos ahora invirtiendo para procesar combustóleo y convertirlo en gasolinas, por eso es la inversión de 60,000 millones de pesos en Tula, para darle continuidad a una obra que habían dejado inconclusa, una coquizadora, y esto va a significar menos contaminación, menos uso de combustóleo”, sostuvo el mandatario durante su conferencia mañanera.

El titular del Ejecutivo federal dijo que el país sólo cuenta con dos carboníferas en Coahuila, pero sólo está trabajando una planta. Indicó que en Guerrero hay una planta de combustóleo y de carbón. “Nada que ver con lo que producen de carbón en Estados Unidos y Alemania”, sostuvo.

Sin embargo, la iniciativa en materia eléctrica para modificar los artículos 25, 27 y 28 de la Carta Magna incluye que a nivel constitucional exista la obligación de que él consumo nacional de electricidad sea provisto en mínimo 54% por la generación de plantas de la CFE, poniendo en primer lugar de prelación la energía hidroeléctrica aunque después se despacharían el resto de las fuentes de energía limpia de la empresa, como la nuclear, los ciclos combinados a gas natural y después las plantas de combustibles petrolíferos de la CFE, antes del despacho de las renovables como solar y eólica operadas por privados, que son más de 10% de la capacidad existente.

El primer mandatario del país refirió que su plan de energía contempla tres acciones.

“Lo que estamos planteando son tres tipos de plantas: un parque de energía solar en Puerto Peñasco, Sonora; la modernización hasta ahora de 12 hidroeléctricas, que se le van a cambiar turbinas y equipos, y esto va a significar generar más energía con la misma agua sin contaminar, y además es energía limpia y barata”, dijo.

Además, djo que se trabaja en las plantas termoeléctricas de ciclo combinado para atender la demanda en la península de Yucatán, a lo cual se suman los 60 embalses del país y las acciones del plan hidráulico, que contribuirán a la generación de energías limpias.

“Nuestra opción para la autosuficiencia debe ser diversificar las fuentes de generación de energía, no depender de un insumo, sino de varios, y darle prioridad al agua, a las hidroeléctricas, a la infraestructura que se construyó desde hace mucho tiempo", dijo. 

López Obrador anunció que iniciará una campaña informativa para dar pormenores a la población en torno a la iniciativa de reforma eléctrica y evitar que se repita la experiencia de la reforma impuesta durante el gobierno anterior, en que desde su perspectiva los neoliberales tenían el control absoluto de los medios y no se informó al pueblo.

El político manifestó que en 2013 le faltó pueblo para detener la reforma energética que se aprobó ese año en el Congreso, e insistió en que dicho cambio constitucional y legal no significó una inversión destacada por parte de la iniciativa privada en la generación de energía.

Reiteró que Pemex aporta actualmente el 98% del crudo. “Un engaño, una estafa, las llamadas rondas, o lo que significó la privatización del petróleo”, dijo.

Afirmó que los convenios a cancelar están en esa situación porque son un ejemplo de la corrupción de administraciones anteriores, luego de que se eliminaron planes como la construcción de las redes de alta tensión y corriente directa para conectar al Istmo de Tehuantepec con el centro del país y a Baja California con el resto del país, junto con subastas para adquisición de renovables con contratos de largo plazo y la ejecutiva de mas rondas pata licitar contratos petroleros.

“¿Por qué no cancelamos esos convenios? Porque no queremos dar elementos para que se diga: se está expropiando, no se está respetando los acuerdos, no se respeta el Estado de derecho. No, ahí está, es como un testimonio a la corrupción”, argumentó.

De aprobarse el nuevo marco legal en energía todos los productores del país, ya sea que hayan hecho sus plantas para venderle a CFE, para autoconsumo o para un mercado en vías de crecimiento, deberán firmar nuevos contratos con la CFE que será el único suministrador legal de energía y volverá a absorber al gestor de la red, el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), como parte de la empresa. 

López Obrador manifestó que hay 60 presas en el país, aunque no todas tienen turbinas para generar energía.

“Por ejemplo, ya está funcionando la presa Picacho en Sinaloa, está abasteciendo de agua a Mazatlán, que tiene agua ahora suficiente. Vamos a hacer un acueducto para llevar agua a otros municipios de Sinaloa, a Concordia, porque esto suele pasar, ahí está la presa de Concordia y en el municipio de no hay agua; entonces nos comprometimos a hacer el acueducto”, refirió.