La industria automotriz en México se encuentra en espera de que la Secretaría de Economía renueve el decreto de importación de autos usados que vence el 31 de diciembre, el cual -afirma- permite frenar el ingreso de vehículos “chatarra” procedentes de Estados Unidos y Canadá, que por años se ha convertido en competencia desleal del sector.

Desde hace un mes, la titular de la Secretaría de Economía, Graciela Márquez, informó al Congreso que se detallaba el decreto automotor con el SAT en la regularización de automóviles usados de procedencia extranjera, ya que la dependencia federal únicamente tiene la atribución de hacer que las unidades que entran al país lo hagan con el pago de derechos.

La Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) destacó la importancia y la urgencia de que renueve el decreto automotor -como cada año-, a fin de frenar la intención de que los estados fronterizos implementen políticas locales que permitan el ingreso de autos de manera ilegal.

lilia.gonzalez@eleconomista.mx