La pandemia de Covid-19 hizo evidente la dependencia de Estados Unidos a las cadenas de suministro extranjeras, por lo que el país necesitaría fabricar internamente los productos más críticos para proteger su seguridad económica y nacional, dijo ayer Janet Yellen, secretaria del Tesoro de Estados Unidos.

“Es posible que las políticas que la gente describe como proteccionistas sean necesarias para crear los incentivos adecuados para producir cosas en casa”, dijo Yellen en un mensaje grabado para una conferencia en línea organizada por el Financial Times.

La líder del Tesoro también dijo, “ciertamente queremos trabajar con otros países, con nuestros aliados y socios, para abordar la resiliencia de la cadena de suministro de forma colectiva, por lo que no creo que esto se trate sólo de que Estados Unidos produzca todo en casa, pero en algunos casos eso puede ser parte de la respuesta”, según reportó la agencia Bloomberg.

De acuerdo con funcionarios estadounidenses, la escasez relacionada con la pandemia por obstáculos en las cadenas de suministro fue el principal impulsor de la inflación que se encuentra muy por encima del objetivo de 2% de la Reserva Federal.

En octubre, la tasa anual de inflación fue de 6.2%, de acuerdo con datos divulgados por la Oficina de Estadísticas Laborales.

Salarios no son un problema

Tras el levantamiento de las restricciones por la pandemia y la reactivación económica, muchas empresas en Estados Unidos, especialmente del sector servicios y hostelería, se enfrentaron a una escasez de trabajadores, por lo que tuvieron que elevar salarios para atraer mano de obra.

Funcionarios han dicho en diversas ocasiones que eso es benéfico para las personas, pero que es un fenómeno que debe observarse para evitar que genere mayores presiones inflacionarias.

Pese a eso, Yellen considera que no hay evidencia de una espiral de precios causada por el aumento en salarios.

“No veo ninguna evidencia de que eso esté sucediendo”, dijo en el evento organizado por el Financial Times titulado “The Global Boardroom”. Pero agregó que sería apropiado que la Fed tomara medidas para asegurarse de que eso no suceda.

Los costos laborales unitarios de Estados Unidos aumentaron más de lo que se pensaba inicialmente en el tercer trimestre del 2021, lo que sugiere que la inflación podría seguir su tendencia alcista.

El Departamento de Trabajo de EU reportó ayer que los costos laborales unitarios, que se refieren al precio de la mano de obra por unidad de producción, se aceleraron a una tasa de 9.6% anual en el tercer trimestre del año.

Esa cifra superó el registro del trimestre previo (de abril a junio), cuando los costos laborales crecieron 5.9 por ciento.

Por su parte, la remuneración por hora aumentó 3.9% anual en el tercer trimestre, por debajo de 8.4% anual registrado en el segundo trimestre.

A inicios de este mes, en una comparecencia de dos días ante legisladores, Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, dijo que los aumentos en los salarios no se están produciendo a un ritmo que pueda provocar una mayor inflación, pero señaló que era un dato bajo observación.

“Hemos visto un aumento significativo de los salarios. No vemos que suban a un ritmo preocupante que tienda a provocar una inflación más alta, pero eso es algo que estamos observando con mucha atención”, dijo el presidente de la Fed.