El derrumbe de la economía venezolana va más allá de la escasez de bienes básicos de consumo como la leche o el papel higiénico. El aislamiento es un fantasma que sobrevuela al país: aerolíneas internacionales han reducido o suspendido sus vuelos y grandes industrias, como Coca Cola o La Polar, han cesado producción; el próximo apagón podría darse en las telecomunicaciones, cuando los acreedores de Venezuela definan si bajan el switch por los impagos constantes.

En el Palacio de Miraflores el gobierno analiza sacar de las pantallas a los canales de televisión de paga internacionales, pues tenerlos activos le cuesta al país divisas que no tiene. Algunos operadores de telecomunicaciones han alertado sobre el problema. Telefónica Movistar lleva trimestres anunciando que su operación en Venezuela repercute en un impacto negativo para su resultado anual, mientras que DirecTV, ahora de AT&T y con 40% del mercado de TV de paga local, también ha confirmado efectos adversos a su balance financiero.

NOTICIA: Toda América Latina será territorio Slim con Telesites

Hasta hace poco, Venezuela fue una de las naciones con mejor infraestructura y capacidad de generación de energía y con las mayores tasas de penetración de servicios móviles en América Latina: 103 líneas por cada 100 habitantes, contra, por ejemplo, 88 por cada 100 en México al cierre del 2015. El número es engañoso en cuanto a calidad. En su mayor parte las redes caen en la categoría 2G y evolucionan lento hacia el 3G y el 4G. Mientras que en México las redes 4G LTE cubren más de 50% del territorio nacional y los tres grandes operadores han confirmado que esta cobertura llegará a 70% al final del 2016.

Los problemas en las redes se reflejan en la estadística de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel): en el cuarto trimestre del 2015 las suscripciones a la telefonía móvil decrecieron 4.7%, 1.25% en Internet de banda ancha y 0.3% en telefonía fija. En cambio, la TV de paga creció 10.5% y se ubicó en una tasa de penetración de 68% por cada 100 hogares.

Rara avis

Venezuela es un caso atípico sobre penetración de telefonía móvil e Internet de banda ancha. Ambos rubros decrecieron en el último trimestre del 2015, cuando en México, por ejemplo, Internet de banda ancha registró un aumento a tasa compuesta de 12.5% entre el cuarto trimestre del 2013 y hasta el cierre del 2015, según el regulador mexicano (IFT). A tasa anualizada para todo el 2015, la banda ancha creció a un promedio de 8.5% en América Latina, aún con las distintas asimetrías en todas las economías de la región, de acuerdo con la consultora Dataxis.

Datos de la organización 5G Americas citan que Venezuela tiene adjudicados a las empresas del sector 324 MHz de espectro para servicios móviles, apenas 24.9% de lo sugerido por la Unión Internacional de Telecomunicaciones para el 2015 como mínimo necesario para ofrecer un buen servicio al usuario. En el 2014 se registró la última adjudicación de espectro; dos años después, el regulador local, la Conatel, prevé adjudicar porciones en las bandas de 1.7, 1.9, 2.1 y de 2.5 GHz. Esta es una decisión que celebra 5G Americas, que no deja de advertir en la necesidad de inversiones en infraestructura.

NOTICIA: Colombia, ¿próximo país en eliminar el roaming con México??

Pero los problemas no son sólo de espectro. En Internet se suspendieron la consulta, registro y pago en línea con tarjeta de crédito por el racionamiento de energía eléctrica. Las llamadas telefónicas internacionales han sido racionadas. Uno de los mayores problemas es el tipo de cambio: a la tasa Dicom, las empresas están registrando incrementos en sus costos de hasta 4,000% sin la posibilidad de subir tarifas, lo que se traduce en incapacidad de pago de servicios como transporte de Internet o terminación de llamadas.

Sobre lo que sucede en Venezuela hay que leer entre redes y no entre líneas , dijo Jorge Fernando Negrete Pacheco, director de Mediatelecom Policy & Law Latinoamérica. Ya no están saliendo llamadas de larga distancia al exterior, adentro se están quedando desconectados. En algunas ciudades ya están racionando las llamadas a ciertas horas. El tema en Venezuela es extraño: tiene indicadores de penetración muy buenos en la lectura, muy buena teledensidad, pero muy mala tecnología .

NOTICIA: Si Movistar compra DirecTV a AT&T encara de nuevo a Carlos Slim

Y aunque en televisión restringida Venezuela sería el segundo mercado donde más avanzó este segmento en el 2015, el tipo de cambio afecta a los operadores. Es de esta manera, por ejemplo, que DirecTV facturara hasta diez veces menos por la oferta de su servicio en Venezuela, explicó Carlos Blanco, analista de Dataxis. En términos generales, los números parecen buenos; el problema está en los detalles.

Pero un dato malo es aquello de sacar de la carta los canales internacionales: ¿cómo se informarán los venezolanos sobre lo que ocurre afuera? ¿Qué significa todo eso? , dijo Adolfo Laborde, investigador del Tecnológico de Monterrey en temas de relaciones internacionales.

NOTICIA: Slim con Telesites y Movistar con Telxius, ¿por la Red Compartida?

Esto se puede ver con dos lecturas: ayuda a mantener a los chavistas con aquel argumento de un supuesto ataque externo, que hay injerencias y les da elementos para tener el control político. Pero este es un elemento que nos permite a los de afuera pensar que el país está colapsando económicamente hablando. No imagino cómo el ciudadano común puede quedarse ahora sin un servicio público como Internet o telefonía. El problema está claro: Venezuela no tiene divisas, no tiene cómo pagar, no tiene crédito, porque el servicio está y sus vecinos o empresas pueden cortarle la línea si no paga sus cuotas de interconexión. Esto es un negocio y el servicio debe garantizarlo el Estado , dijo Laborde.

Generación de divisas

Venezuela capta más de 90% de sus divisas de la venta de petróleo, pero el derrumbe de los precios internacionales ha provocado una menor entrada de dinero al país para cumplir con sus compromisos. Mientras, el sector de telecomunicaciones, que en el cuarto trimestre del 2015 generó 4,790 millones de dólares, según la Conatel, enfrenta complicados retos.

El sector está en un momento complicado. Por lo pronto, Telefónica principal operador en ese país no puede sacar un peso de Venezuela y existe el discurso del gobierno de obligarlos a ellos y a los demás a reinvertir en Venezuela, y saben que no pueden hacer más, que tienen que prestar un servicio público esencial, aunque operen en número negativos , dijo Negrete, de Mediatelecom. No hay divisas para pagar a los acreedores. Se están viendo más acciones a favor del usuario en La Habana que en Caracas. El sector ya está sintiendo los síntomas de lo que pudiera ser, si no se atiende esta situación, un infarto en telecomunicaciones , añadió.

Un fantasma sobrevuela Venezuela. Es el fantasma del aislamiento.

undefined

abr