La administración del presidente Barack Obama advirtió al Congreso de Estados Unidos que podría comenzar a incumplir los pagos de sus deudas poco después del 27 de febrero si los legisladores no aumentan el límite de endeudamiento del gobierno.

En una carta a los líderes del Congreso, Jack Lew, secretario del Tesoro de Estados Unidos, dijo que las medidas de contabilidad que buscan evitar una cesación de pagos sólo se extenderían por unas tres semanas.

El gobierno anticipa que para el 27 de febrero, cuando se agoten las medidas de contabilidad, tendrá apenas 50,000 millones de dólares en efectivo y deberá depender de ellos y los ingresos que reciba para pagar sus cuentas, manifestó Lew.

Destacó que la incertidumbre sobre el tamaño de las devoluciones de impuestos hace difícil saber exactamente cuánto dinero quedará en los cofres del gobierno a fin de mes.

Cualquier balance de efectivo previsible se agotaría rápidamente , indicó Lew en la carta.

Estados Unidos administra los déficit de presupuesto de una forma particular. El Congreso y el Presidente autorizan gastos, pero deben aprobar por separado suficiente endeudamiento para pagar sus cuentas.

Desde el 2011, los legisladores se han rehusado a las solicitudes de la Casa Blanca de aumentar el límite de endeudamiento legal, llevando al país peligrosamente cerca de la moratoria y provocando caos en los mercados financieros. Este año, algunos republicanos han prometido que buscarán conseguir concesiones políticas a los demócratas.